Redacción MX Político.- El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, en inglés) denunció este jueves (09.12.2021) que la cifra de periodistas en prisión por motivo de su trabajo en todo el mundo ha alcanzado un nuevo récord en 2021, con China como el mayor carcelero por tercer año consecutivo.

En su censo anual, el CPJ recogió la existencia de 293 periodistas encarcelados a nivel global y 50 de ellos en China, con la particularidad de que por primera vez se incluyen varios en Hong Kong, como Jimmy Lai, a raíz de la ley de seguridad nacional implementada en ese territorio.

Birmania -que hace un año no estaba en la lista- ha sido catapultada al segundo lugar tras el golpe militar de febrero y la persecución a los medios independientes, con 26 personas en custodia identificadas como periodistas, aunque la situación “es peor de lo que sugiere ese total”, dice el ente. Otros de los grandes carceleros de periodistas son Egipto, Vietnam, Bielorrusia, Turquía, Eritrea, Arabia Saudí, Rusia, Irán y Etiopía.

El CPJ destaca el caso en Bielorrusia, que tiene su mayor número de periodistas en prisión desde que se empezaron a recabar datos en 1992 y cita las “medidas extremas” de su líder, Aleksandr Lukashenko, para arrestar al periodista crítico Raman Pratasevich. También preocupa el caso de Etiopía, que sufre el “mayor retroceso” para la libertad de prensa en el África subsahariana con nueve periodistas en custodia este año, en medio de la guerra civil entre las fuerzas gubernamentales y el frente popular de liberación de Tigray.

El efecto de los liderazgos autócratas

En Latinoamérica, constan seis periodistas presos en total -tres en Cuba, dos en Nicaragua y uno en Brasil- que suponen un número “relativamente bajo”, pero a pesar de ello la organización advierte de “un perturbador declive en la libertad de prensa en la región”.

El CPJ apunta que la cifra total de encarcelados no ha bajado de 250 en los últimos seis años, lo que refleja una “creciente intolerancia al reporteo independiente” y una mayor tendencia de los líderes autócratas a “ignorar el proceso legal debido y saltarse normas internacionales para mantenerse en el poder”.

Además, con la preocupación global por el COVID-19 y el cambio climático, “los Gobiernos represivos son claramente conscientes de que la indignación pública por abusos de los derechos humanos se amortigua y los Gobiernos democráticos tienen menos apetito por las represalias políticas o económicas”, sostiene la organización.

Por otra parte, al cierre del censo anual del CPJ no había periodistas encarcelados en Norteamérica, aunque la entidad US Press Freedom Tracker recopiló 56 arrestos de reporteros en EE.UU. este año, el 86 % en protestas, y dos en Canadá, también por el mismo motivo.

En todo el mundo, 24 reporteros han sido asesinados por su trabajo este año y otros 18 han fallecido en circunstancias “demasiado opacas como para determinar si fueron objeto” de crimen. India es el país con más periodistas asesinados en represalia por su trabajo, 4, seguido por México, con 3.

jpob

(9 , 1)