El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, se refirió el pasado 3 de julio al tema de Afganistán en relación con la retirada de las tropas estadounidenses y las de sus aliados de la OTAN, responsabilizando sobre el origen del problema a EE.UU. y enfatizando en la necesidad de evitar el empeoramiento de la situación en el país asiático.

“La situación en Afganistán se encuentra en una coyuntura crítica, y el país se enfrenta de nuevo al grave reto de avanzar hacia la guerra o la paz, el caos o la estabilidad. EE.UU., que creó el problema afgano en primer lugar, debe actuar de forma responsable para garantizar una transición suave en Afganistán. No debe limitarse a trasladar la carga a otros y retirarse del país, dejando el desorden sin atender. La retirada no debe dar lugar al caos y a la guerra”, expresó el canciller chino en el marco de la ceremonia de inauguración del 9.º Foro Mundial por la Paz en la Universidad Tsinghua (Pekín).

En paralelo, Wang acentuó que la posición de Pekín es cooperar con otros estados de la región y organismos internacionales para contribuir al proceso de paz y reconciliación dentro de Afganistán, que incluye a todas las partes interesadas para poder elaborar “un marco político amplio e inclusivo” para el futuro del país.

(1 , 1)