Redacción MX Político.- El número de incendios forestales en la Amazonía brasileña en lo que va de año ya superó al de todo 2021, según cifras oficiales difundidas este lunes que dispararon una nueva alarma para la selva tropical más grande del mundo.

El monitoreo satelital ha detectado 75.592 incendios desde el 1 de enero hasta el 18 de septiembre, ya por encima de los 75.090 detectados durante todo el año pasado, según la agencia espacial brasileña, INPE.

Las últimas noticias sombrías de la selva tropical probablemente aumentarán la presión sobre el presidente Jair Bolsonaro, quien lucha por ganar la reelección el próximo mes y enfrenta críticas internacionales por un aumento en la destrucción de la Amazonía bajo su mandato.

Desde que el aliado de la agroindustria de extrema derecha asumió el cargo en enero de 2019, la deforestación anual promedio en la Amazonía brasileña ha aumentado en un 75 por ciento en comparación con la década anterior, destruyendo la cubierta forestal de un área casi del tamaño de Puerto Rico el año pasado.

Los expertos dicen que los incendios del Amazonas son causados ​​principalmente por agricultores, ganaderos y especuladores ilegales que limpian la tierra y queman los árboles.

A pesar del avance de la destrucción, el gobierno de Bolsonaro ha recortado los presupuestos para las operaciones de cumplimiento ambiental y ha presionado para abrir las tierras amazónicas protegidas a la minería.

El portavoz de Greenpeace Brasil, Andre Freitas, calificó las últimas cifras como una “tragedia anunciada”.

“Después de cuatro años de una política antiambiental clara y objetiva por parte del gobierno federal, estamos viendo que a medida que nos acercamos al final de este gobierno, uno de los períodos más oscuros para el medio ambiente brasileño, los usurpadores de tierras y otros actores ilegales lo ven como la oportunidad perfecta para avanzar en el bosque”, dijo en un comunicado.

Fila de año electoral

Este ha sido un año preocupante para la Amazonía, un amortiguador clave contra el calentamiento global.

La deforestación en la Amazonía brasileña el mes pasado fue casi el doble de la cifra de agosto de 2021, en 1.661 kilómetros cuadrados (641 millas cuadradas).

Y desde que la temporada de incendios comenzó en agosto con la llegada de un clima más seco, la cantidad de incendios se ha disparado.

Según cifras del INPE, ha habido varios días que superaron el llamado “Día del Fuego” del 10 de agosto de 2019, cuando los agricultores lanzaron un plan coordinado para quemar grandes cantidades de selva talada en el norteño estado de Pará.

Luego, los incendios enviaron un espeso humo gris hasta Sao Paulo, a unos 2.500 kilómetros (1.500 millas) de distancia, y provocaron una protesta mundial por las imágenes de uno de los recursos más vitales de la Tierra en llamas.

Bolsonaro rechaza con vehemencia esa crítica, insistiendo en que Brasil “protege sus bosques mucho mejor que Europa” y rechazando la alarma internacional con la frase: “La Amazonía pertenece a los brasileños, y siempre lo será”.

El principal candidato que compite por derrocarlo en las elecciones presidenciales del próximo mes, el expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, ha prometido hacer un mejor trabajo para proteger la Amazonía.

La deforestación en el 60 por ciento de la cuenca amazónica de Brasil se redujo drásticamente bajo Lula, de casi 28.000 kilómetros cuadrados en 2004 a 7.000 en 2010.

Aún así, se ha enfrentado a las críticas de los ambientalistas por su propio historial, que incluye notablemente la controvertida decisión de construir la enorme represa hidroeléctrica Belo Monte en el Amazonas.

Y bajo su mando estuvo el mayor número de incendios jamás registrado en la Amazonía brasileña por el INPE, cuyos registros se remontan a 1998: 218.637, en 2004.

(7 , 7)