El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, presentó este lunes el armamento y municiones enviados desde Argentina, durante la gestión de Mauricio Macri, y Ecuador, bajo el mandato de Lenín Moreno, en noviembre de 2019 a la administración de facto de Jeanine Áñez, tras el golpe de Estado contra el entonces presidente Evo Morales.

“Solo para la Policía Boliviana ingresó de manera irregular, sin cumplir con la normativa legal vigente, cerca de 27.000 cartuchos de perdigón de goma, 28 gases aerosol, 19 gases aerosol, 55 granadas CN, 53 granadas de gas H, 19 granadas de gas CS”, dijo Del Castillo en conferencia de prensa.

El ministro presentó una cronología de la llegada del armamento. Recordó que el golpe contra Morales ocurrió el 10 de noviembre y un día después ya hubo “masacres en la Zona Sur de La Paz, dejando personas fallecidas y decenas de heridos y detenidos”, debido a la represión que hicieron las fuerzas policiales y militares contra la población que se oponía al golpe.

De acuerdo con el funcionario, ese mismo día, el entonces embajador de Argentina, Normando Álvarez García, envió una nota a la Cancillería boliviana “solicitando la autorización para el ingreso de personal, material y equipamiento para que la Agrupación de Fuerzas Especiales ‘Alacrán’ de la Gendarmería Nacional Argentina las usara en el Estado Plurinacional de Bolivia”.

(6 , 6)