Redacción MX Político. – Los agricultores de Fukushima temen que la liberación de agua de la planta de energía local planeada por el gobierno japonés podría reavivar las preocupaciones sobre la contaminación y afectar nuevamente el precio de sus productos, deshaciendo una década de lenta recuperación tras el desastre nuclear.

Japón prevé lanzar más de 1 millón de toneladas de agua contaminada de la planta al mar después de su tratamiento, ya que el sitio ha alcanzado los límites de almacenamiento.

Hiroaki Kusano, un agricultor de peras y vicepresidente de la cooperativa agrícola local expreso su preocupación;

“Estamos a punto de ver que nuestros precios vuelven a la normalidad después de una gran caída tras el desastre, pero ahora tendremos que lidiar con un nuevo daño potencial a la reputación debido a la liberación del agua”.

Japón prevé lanzar más de 1 millón de toneladas de agua contaminada de la planta al mar después de su tratamiento, ya que el sitio ha alcanzado los límites de almacenamiento

El agua con el isótopo radiactivo diluido a una séptima parte de las pautas de la Organización Mundial de la Salud para el agua potable se lanzará al Pacífico a un kilómetro de la planta alrededor de la primavera de 2023, según un plan del gobierno.

El año pasado, por primera vez desde que el terremoto y el tsunami de 2011 que devastaron la costa noreste y desencadenaron el desastre nuclear, el precio promedio de las peras de Fukushima vendidas en Tokio superó a las de otras prefecturas, mostraron datos del Mercado Mayorista Central de la capital. Un año después de la crisis, los precios estaban un 20% por debajo del promedio de otras prefecturas.

Los productos de Fukushima pasan por múltiples controles de radioactividad, y los agricultores los examinan antes del envío, mientras que la prefectura también realiza pruebas regulares.

Durante la última década, los productos locales han pasado por un proceso de prueba exhaustivo, de manera consistente, dijo Kazuhiro Okazaki, del Centro de Tecnología Agrícola de Fukushima, que ha examinado los productos para detectar cesio radiactivo desde junio de 2011. Fukushima produjo 13 mil toneladas de peras en 2020, lo que la convierte en la cuarta fuente más grande de la popular fruta de Japón, mostraron datos oficiales.

Unos mil tanques de 12 metros de altura contienen suficiente agua radiactiva para llenar alrededor de 500 piscinas olímpicas de natación. La liberación de agua que pasó por áreas contaminadas de la planta marca un hito y liberará espacio para la limpieza.

Los agricultores dicen que no pueden hacer mucho una vez que se libera el agua. Se preocupan por sus clientes difíciles: los compradores japoneses son famosos por ser exigentes con los productos y prestan mucha atención a la frescura y el lugar de origen.

El productor de peras Tomoichi Yoshioka menciono;

“Todo lo que podemos hacer es seguir explicando todas las medidas que tenemos para garantizar la seguridad de nuestros productos”, “La decisión final recae en el consumidor”.

KC

(8 , 8)