Aumenta a 50 el número de fallecidos después de que un avión militar se estrellara y se incendiara el domingo en el sur de Filipinas, comunicó el Ejercito, tras completar el operativo de rescate y hallar los restos de 5 soldados desaparecidos anteriormente. Se trata del el accidente aéreo militar más mortífero del país en al menos cuatro décadas.

El teniente general Corleto Vinluan, jefe del Comando de Mindanao Occidental, detalló que entre las víctima mortales se encuentran 47 militares y 3 civiles. Además, 49 soldados y 4 civiles están siendo tratados por heridas, recoge la CNN. El Departamento de Defensa Nacional declaró anteriormente que los tres civiles muertos estaban en tierra cuando se produjo el siniestro.

El accidente tuvo lugar a las 11:30 (hora local) cuando el C-130 Hercules, que transportaba tropas desde la ciudad de Cagayán de Oro, intentaba aterrizar en la provincia insular de Joló, según detalló el jefe del Ejército, el general Cirilito Sobejana. “”El avión no logró aterrizar en la pista y estaba intentando retomar el control pero no lo consiguió y se estrelló en las cercanías de Barangay Bangkal, en el municipio de Patikul”, explicó.

Por su parte, el portavoz de las Fuerzas Armadas, el general de división Edgard Arevalo, señaló que la caja negra “todavía no se ha recuperado”. Agregó que, además de los testigos presenciales y los datos de la torre de control del aeropuerto de Joló, se investigará “información más importante” que pueda derivarse de la caja negra, mientras algunos deetalles siguen sin aclararse.

A bordo viajaban al menos 96 personas, entre ellos tres pilotos y cinco miembros de la tripulación, añadió.

(4 , 1)