El laboratorio farmacéutico argentino Richmond comenzó este lunes la producción del segundo componente de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus, que se está elaborando en el país gracias a un acuerdo con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF). 

Según informó la semana pasada el presidente de la compañía, Marcelo Figueiras, el primer lote de este refuerzo del inoculador constará de 150.000 unidades, para el cual se emplearán 100 litros del principio activo, que fueron enviados a Argentina desde Moscú. 

“Damos la bienvenida a este anuncio y creemos que es una contribución importante de nuestros socios a la lucha contra el Covid en Argentina y en todo el mundo”, señalaron este lunes desde la cuenta de Twitter de Sputnik V. 

Una vez concluido este primer lote, deberá someterse posteriormente a las rigurosas fases de control con el Instituto Gamaleya, que desarrolló la vacuna en Rusia, y las autoridades sanitarias argentinas.

(4 , 1)