Redacción, Noticias MX Político. Después de la compañía Whatsapp, el gigante estadunidense Apple interpuso hoy una demanda contra la empresa israelí NSO Group, que desarrolla el software espía Pegasus, por los ataques cibernéticos perpetrados con el programa intrusivo contra usuarios de sus aparatos y sistemas operativos iOS.

En un comunicado divulgado hoy, la empresa de la Silicon Valley sostuvo que NSO Group utilizó un “exploit” en el sistema operativo llamado FORCEDENTRY para introducir Pegasus en el celular de una víctima, paso necesario para que un cliente tome el control del aparato, convirtiéndolo en una poderosa herramienta de espionaje contra su dueño.

Según Proceso, en la investigación internacional Pegasus Project, cómo gobiernos autoritarios utilizaron Pegasus para atacar de manera masiva los teléfonos de periodistas, defensores de derechos humanos y opositores políticos, la empresa israelí ha sufrido una serie de reveses, los más graves desde su fundación en 2010.

El pasado 3 de noviembre, por ejemplo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos colocó a la empresa en su lista negra de “Entidades de Ciberactividades Maliciosas”, tras determinar que vendió Pegasus a gobiernos que usaron la poderosa herramienta para “atacar maliciosamente a funcionarios, periodistas, empresarios, activistas, académicos y diplomáticos” pero también para llevar a cabo acciones de “represión transnacional” contra las diásporas.

En paralelo, el gobierno francés expresó al gobierno de Israel su indignación por el uso de Pegasus contra varios de sus integrantes, aunque no confirmó si el celular del presidente Emmanuel Macron fue infectado o no, pues el número de uno de los teléfonos del político apareció en las listas de víctimas potenciales reveladas en el Pegasus Project.

Tras la publicación de la investigación internacional, por lo menos 17 periodistas de siete países –México incluido– y Reporteros Sin Fronteras (RSF), interpusieron una denuncia ante la fiscalía de París contra NSO Group y una queja ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), exigiendo que la venta y el uso de los programas de ciberespionaje estén sometidos a una regulación similar a la de las armas.

Ya en 2019, Whatsapp, filial de Meta –el nuevo nombre de Facebook—demandó a NSO Group, tras detectar que la empresa había utilizado huecos en su sistema de seguridad para infectar celulares de usuarios del servicio de mensajería en 2016.

El primer cliente internacional de NSO Group fue el gobierno mexicano de Felipe Calderón Hinojosa, que adquirió el sistema en 2012 través de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), por más de 5 mil millones de pesos, en un contrato plagado de irregularidades.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, agencias del gobierno –el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y la Sedena—seleccionaron en sus plataformas de Pegasus los números de más de 15 periodistas, más de 100 defensores de derechos humanos y por lo menos 700 opositores políticos, incluyendo al entorno más cercano de Andrés Manuel López Obrador.

jam

(10 , 10)