Corea del Norte alertó que tomará una “reacción más fuerte y determinada” luego de que Estados Unidos impusiera nuevas sanciones por los recientes lanzamientos de misiles del Norte.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano dijo que el reciente lanzamiento de un misil hipersónico fue un “ejercicio del derecho a la autodefensa”.

Mediante un comunicado publicado por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés) señaló que si Estados Unidos adopta semejante postura beligerante, la RPDC se verá forzada a tomar una reacción más fuerte y determinada.

El pasado miércoles, el gobierno de Joe Biden impuso sanciones a seis norcoreanos involucrados en los programas de armas de destrucción masiva (ADM) y misiles balísticos del régimen reclusivo.

Está medida se dio después de que Corea del Norte lanzara, el martes, lo que afirma ser un misil hipersónico recién desarrollado, lo que supuso la segunda prueba de este tipo en menos de una semana.

El reciente desarrollo de un nuevo tipo de arma es solo parte de sus esfuerzos para modernizar su capacidad de defensa nacional. Agregó que no estaba dirigido contra ningún país o fuerza específica y no perjudicó la seguridad de los países vecinos, así fue informado en un comunicado hecho por Pyongyang.

Norcorea catalogó la medida de Washington como una “provocación evidente” con una “lógica de gánster” y lo acusó de “intensificar la situación intencionalmente”.

A pesar de que la actual administración de Estados Unidos pregona sobre la diplomacia y el diálogo, todavía está absorta en su política de aislar y sofocar a la RPDC. Advirtió que Pyongyang “no abandonará su derecho justo”.

Corea del Norte ha estado probando una serie de armas nuevas en medio del estancamiento de sus negociaciones nucleares con Estados Unidos. Las conversaciones nucleares siguen estancadas desde que la cumbre de Hanói, en 2019, terminó sin un acuerdo.

Antony Blinken, secretario de los Estados Unidos comentó que Corea del Norte podría seguir lanzando más misiles, lo que describió como un intento de “llamar la atención”.

Por otra parte, Linda Thomas-Greenfield, embajadora de Estados Unidos mencionó que Washington está presionando para que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas imponga sanciones adicionales contra Corea del Norte.

(4 , 4)