Redacción, Noticias MX Político.-   Ildefonso Guajardo,   exsecretario de Economía en el sexenio de Enrique Peña Nieto, afirmó que la acusación en su contra por presunto enriquecimiento ilícito “huele mucho a persecución política” de cara a su toma de protesta como diputado federal por la alianza opositora al Gobierno Federal.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el priista anunció que estará al frente de su defensa para comprobar su inocencia.

Guajardo Villarreal explicó que la acusación en su contra inició en 2019 cuando la Secretaría de la Función Pública (SFP) inició un análisis patrimonial de los secretarios miembros del Consejo de Administración de Pemex tras versiones de su presunta responsabilidad en el Caso Agronitrogenados.

Según López – Dóriga Digital, en el análisis de devolución patrimonial del exsecretario de Economía, la SFP halló cinco observaciones.

La primera fueron cuatro cheques por un total de más de 700 mil pesos que en observaciones de su declaración inicial Ildefonso Guajardo explicó que correspondían a su hermano Julio.

La segunda irregularidad era por una transferencia de 400 mil pesos, hecha en 2015, correspondiente al pago de un préstamo que hizo a un amigo cinco años atrás.

El tercer elemento eran depósitos por 50 mil pesos en su cuenta de banco y de 60 mil pesos en su tarjeta de crédito en efectivo, ambos por la venta de una camioneta y un auto de su propiedad.

La última irregularidad fue la adquisición del cuadro de un pintor oaxaqueño que compró en 2010, pero que recibió hasta 2015, año en que reportó la transacción.

La SFP comprobó que en las declaraciones patrimoniales de Ildefonso Guajardo había congruencia entre sus ingresos y egresos de 2016 a 2018, dejando pendiente el asunto del cuadro.

Sin embargo, turnó el asunto a la Fiscalía General de la República (FGR) como enriquecimiento ilícito por una transferencia que recibió en 2015 por 300 mil dólares.

Ildefonso Guajardo señaló que fue notificado sobre una audiencia por su presunta responsabilidad en el delito de enriquecimiento ilícito y que en cuestión de días no logró recabar todos los documentos necesarios para comprobar la presunta irregularidad.

Pese a su vinculación a proceso, con la cual tendrá que presentarse a firmar cada mes, el priista se dijo tranquilo al considerar que puede confiar en la parcialidad del juez que lleva su caso por rechazar la petición de la FGR de frenar su toma de protesta como diputado federal como medida cautelar.

Guajardo Villarreal remarcó que para él es muy importante su nombre y prestigio público, mismo que defenderá.

Jam

(9 , 1)