Durante la detención, ‘fueron aseguradas’ dos armas largas calibre .223, un arma corta calibre .45, además de diez porciones de cocaína y cinco paquetes de plástico con mariguana.

Redacción MX Político.- Como en los tiempos del ‘dorado autoritarismo’, tan criticado por la actual administración, las corporaciones policiales están informando desde la tarde de ayer, dieron con el paradero y detuvieron, a escasas horas de perpetrado el crimen de dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas, a un ‘sujeto de aspecto peligroso’ que tiene parentesco con el presunto responsable de ese triple homicidio en el templo de La Misión de Cerocahui, el martes por la tarde.

Según el relato, las corporaciones estatales de Chihuahua en coordinación con la Guardia Nacional (GN), ‘mientras realizaban trabajo de localización de los posibles responsables de ese delito’, circulando por un camino de terracería de la región cuando le hicieron el alto a dos individuos que viajaban en una camioneta ‘en actitud sospechosa’.

Al interrogarlos por sus datos generales, refieren militares adscritos a la GN, “que mostraron una actitud nerviosa por lo que decidieron hacer una revisión del vehículo en que viajaban, detectando la presencia de dos armas largas calibre .223, un arma corta calibre .45, además de diez porciones de cocaína (presumiblemente para su venta) y cinco paquetes de plástico con mariguana.

Fue entonces, cuando los militares y agentes policiales hicieron la consulta de los datos generales de los detenidos vía radio al C5 estatal y les fue notificado que uno de ellos, tiene parentesco consanguíneo en segundo grado (primo) del presunto autor material del triple asesinato de Cerocahui, de los jesuitas Javier Campos y Joaquín César Mora, como del guía turistico Pedro Eliodoro Palma.

Se trata de César Iván P. P., quien fue identificado como primo de José Noriel Portillo Gil “El Chueco”.

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública de Chihuahua (SSPE) informó que, en coordinación con las corporaciones federales, ocurrió el arresto de dos sujetos cuando viajaban en una camioneta en posesión de armas de fuego y droga, señalados como Humberto B. C. y César Iván P. P. y éste último tiene relación de parentesco con José “N” “El Chueco”.

“Personal de seguridad que participaba en el operativo de búsqueda de los responsables del homicidio de dos sacerdotes y un guía de turistas en Cerocahui, se toparon con una camioneta tripulada por los dos sujetos, quienes intentaron escapar, en hechos que ocurrieron en un camino de terracería del seccional de Cuiteco, municipio de Urique”.

Después de la detención, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal les aseguró armas de uso reservado al Ejército y la Fuerza Aérea, así como abultadas dosis de sustancias psicotrópicas. Junto con lo asegurado, fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público federal.

“Los operativos y la presencia de los cuerpos de seguridad de los tres órdenes de gobierno en Urique, permanecen, con la prioridad de brindar seguridad y certeza a los habitantes de la región y la captura de José Noriel Portillo Gil El Chueco”, anunció el fiscal de Chihuahua, Roberto Javier Fierro Duarte, la tarde del miércoles.

Así entonces, el Gobierno Federal, coordinados con autoridades de seguridad locales de Chihuahua “ya están presentando detenidos” en el deplorable caso de los sacerdotes y el laico asesinados al interior del templo católico de La Misión de Cerocahui, municipio de Urique, Chihuahua.

Y es que… no es para menos. La sociedad mexicana está justificadamente indignada y está exigiendo resultados inmediatos en esta investigación… se espera que no haya ‘chivos expiatorios’.

hch

(12 , 1)