Mientras el canciller hace un esfuerzo por elevar su perfil público y reclama “piso parejo”, el magnate lo visualiza como un candidato de centro.

Redacción MX Político.- Un discurso que ganó terreno provisionalmente en la arena pública el de ayer de Marcelo Ebrard Casaubón, pero que no le valió de nada ante los ojos de un influyente individuo, líder de opinión sin duda al interior de los círculos más íntimos del poder, político y financiero mundial.

El canciller Marcelo Ebrard habría reforzado su mensaje de que es un real y serio aspirante a la nominación morenista por la Presidencia de la República, pero se le atraviesa la certidumbre de amplios sectores de la población en el sentido de que no será candidato de Morena y que Andrés Manuel López Obrador se inclinará por Claudia Sheinbaum. El pedido de “piso parejo” con la jefa de gobierno sale sobrando ‘materialmente’ a juicio de muchos observadores y protagonistas de la política.

Uno de estos ciudadanos observadores es ni más ni menos que Carlos Slim Helú. El hombre más rico del país y buena parte de su familia, están decididos a que Ebrard esté en la competencia electoral, sino es por Morena, por otra opción y ahí es que emerge MC.

La relación es de larga data, creció cuando Ebrard gobernaba la capital y se cristalizó completamente cuando este debió dejar el país pasar a la clandestinidad y evitar que Miguel Ángel Osorio Chong lo arrestara en consonancia con su amigo Miguel Ángel Mancera.

El drama de la Línea 12 también es un lugar común, tanto porque Ebrard gobernaba la Ciudad al momento de su construcción como porque Slim fue el ejecutor de esa obra defectuosa, según el análisis del portal LPO.

Le han venido endilgando al vocero Jesús Ramírez, atributos de ‘cortesano intrigoso’ tipo Richeliú, pero la verdad es que eso sería sobrevaluar al vocero. Se dice que Ramírez fue quien sugirió la autoría e influencia del Ingeniero Slim Helú en la pesquisa de la consultora noruega que analizó el siniestro y puso el foco esencialmente en el mantenimiento, apuntando así a Sheinbaum.

Dante Delgado ha contado en reuniones con hombres de negocios que su principal opción hoy por hoy no es el alcalde de Monterrey Luis Donaldo Colosio, sino el canciller.

En esos mismos encuentros el dirigente naranja alega que Slim respaldará fuertemente a Ebrard y que incluso su hijo Carlos Slim Domit, entusiasta del negocio de la Fórmula 1, tendrá un rol activo en la conformación de un eventual gabinete de Ebrard.

Slim y Delgado coinciden en la tesis de que Ebrard en MC puede ser un candidato que abarque más allá de los límites de un partido opositor y haga una propuesta socialdemócrata que pueda seducir al público de centro.

hch

(865 , 865)