Martha Bárcena, casada con Agustín Gutiérrez Canet (tío de Batriz Gutiérrez), es promovida por la esposa del presidente para la direciión del BID, no obstante que dejó la embajada en Washington muy enfrentada con el canciller Marcelo Ebrard.

Redacción MX Político.- Es la secuela misma del pleito neurálgico al interior de la 4 T: “Morenistas puros o radicales” contra “Neo morenistas”.

Es la reedición del viejo pleito de personajes como Beatriz Gutiérrez Müller contra Marcelo Ebrard Casaubón.

Por lo que no resulta una noticia extraña o atípica, la especie de que el añejo forcejeo por la toma de decisiones en áreas de la Cancillería, protagonizado por la entonces Embajadora de México en EU y el propio canciller Ebrard, se reedite ahora, tiempo después de que Bárcena renunció (o la renunciaron de mala manera) de la representación de nuestro país en Estados Unidos, sea reeditado de algún modo o rescatado de la narrativa cortidiana, gracias al impulso de la esposa del titular del Ejecutivo, la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, sobrina del exdiplomático e intelectual mexicnao, Agustín Gutiérrez-Canet a la postre, esposo de Martha Bárcena.

Marcelo Ebrard Casaubón.- Canciller mexicano.

Y es que el despido de Mauricio Claver-Carone en la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por una supuesta conducta indebida, abre de nuevo ese escenario de choque en el gobierno mexicano.

Claver-Carone perdió el respaldo del gobierno de Joe Biden y por eso debió dejar el cargo, de director del BID.

Ciertamente por deducción, sería también comprensible que Brasil sea el gran interlocutor de EU con la región. De ahí que no debería sorprender que un eventual candidato promovido por Lula Da Silva, si es que efectivamente gana la presidencia el próximo fin de semana, sea el favorito en la sucesión de Claver-Carone.

Por lo pronto, México, la segunda economía regional después de la de Brasil, no abandona la idea de tener una persona que defienda el interés mexicano en la dirigencia del organismo financiero regional.

Así entonces, el canciller Marcelo Ebrard, pretende proponer a la embajadora en Chile, Alicia Bárcena, quien ya buscó este cargo en el pasado. Pero otra vez encuentra una oponente nada menos que en la esposa del Presidente, que por algún motivo tiene una marcada resistencia a la figura del Canciller… desde siempre.

Por su parte, la Primera Dama Beatriz Gutiérrez Muller se inclinaría por su tía política, la ex embajadora en Washington Martha Bárcena, que salió de esa misión muy enemistada con Ebrard, pero sobre todo el encargado de América del Norte, Roberto Velasco.

Tanto Martha Bárcena como su esposo Agustín Gutiérrez Canet -el tío de Beatriz- atacan públicamente la política exterior de AMLO, pero especialmente a los funcionarios de Cancillería. “Parece la guerra de las Bárcena. Pero en el fondo es otra batalla de Beatriz contra Marcelo”, reconocen en la 4T.

Desde que se retiró de su carrera diplomática, Martha Bárcena, ha criticado fuertemente la tarea de Ebrard y días atrás, en la reserva de la plenaria de los senadores del PRI en Yucatán, no tuvo empacho en decir que el canciller está más dedicado a su aspiración presidencial que a las relaciones exteriores de México.

Es una contienda sigilosa imposible de desprender del ánimo de la sucesión. Ebrard asume que la Primera Dama es una partidaria absoluta de Claudia Sheinbaum para la sucesión de Andrés Manuel López Obrador. En paralelo, Ebrard tiene las preferencias de la Casa Blanca para la sucesión.

hch

(36 , 16)