El control del órgano clave sucesorio del partido del presidente, pretende ser el primer paso del mandatario sonorense, al frente de una coriente morenista para convertirse en garante de la sucesión en 2024.

Redacción MX Político.- En lo que se ha dado en llamar la “Operación Sonora”, algunos analistas perciben la existencia de una deliberada estrategia por parte de un bloque de gobernadores, que pretenden impulsar a Alfonso Durazo Montaño, actual gobernador morenista de Sonora, a la presidencia del Consejo Nacional de Morena, de cara al inminente proceso sucesorio del año 2024.

El mandatario de Sonora quiere convertirse en un factor de poder en el proceso de sucesión, según lo difunde este sábado en su análisis el portal especializado LPO.

Se advierte que en los últimos días, se ha intensificado una operación para ungirlo como el más votado entre todos los congresistas de Morena. Así, se convertiría en el próximo presidente del Consejo Nacional, pero sobre todo en una figura central para la recta final de la carrera sucesoria. Algunos le llaman la “Operación Sonora”.

De hecho, se deice que Durazo empezó a plantear e integrar su esrategia de posicionamiento federal incluso antes de ganar su gubernatura.

Existe toda una estructura de operación denominada la “liga de gobernadores del Pacífico”, a través del financiamiento -con ayuda de grandes empresarios- en las campañas de otros candidatos de Morena. Así nació su liderazgo regional y la unidad con Marina del Pilar, Victor Castro, Miguel Ángel Navarro y Rubén Rocha.

El gobernador de Sonora ha enviado señales muy sinuosas en los últimos tiempos. Su relación con Ebrard era muy cercana en los tiempos que integraba el Gabinete. Ya como gobernador empezó a mostrar una cercanía extrema con Sheinbaum, pero más tarde también construyó un puente con Adán, al enviar a uno de sus operadores más cercanos a su war room: Jesús Valencia.

Los gobernadores aliados a Durazo -y al parecer también en Palacio Nacional- creen que el sonorense podría ser un garante de “piso parejo” frente a las dudas que impone el perfil de Mario Delgado, ya muy volcado en favor de Sheinbaum.

hch

(92 , 92)