Las presuntas violaciones de derechos humanos repuntaron desde 2019, cuando se creó la GN.

Redacción MX Político.- Estimaciones hechas desde la propia dependencia receptora de las acciones de queja de la ciudadanía por actos probablemente merecedores de sanción o recomendación, como lo es la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), refieren que desde que en julio de 2019 la Guardia Nacional (GN) salió a las calles en México, para suplir a la Policía Federal (PF) en labores de seguridad pública, las quejas por presuntas violaciones de derechos humanos han repuntado 41 por ciento, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

De hecho, el Sistema Nacional de Alerta de Violación a los Derechos Humanos de la CNDH, en 2015 la Policía Federal recibió 783 quejas, la cifra más alta en los últimos nueve años, pero de ahí fueron a la baja, según el reportaje de Alfredo Fuentes de El Sol de México, en su entrega de este sábado.

Mientras en 2016 fueron 660, por ejemplo, para 2017 y 2018, se redujeron las cifras hasta 425 y 356, respectivamente. En 2019, la CNDH registró 274 quejas contra la Policía Federal, pero ese año sólo operó entre enero y junio, ya que en julio desapareció para dar paso a la Guardia Nacional, que en los datos de la Comisión no aparece ese año.

En 2020 −el primer año que estuvo por completo en funciones la Guardia Nacional− la CNDH recibió 350 quejas en su contra, apenas cuatro menos que las que recibió la ahora extinta Policía Federal en 2018, y para 2021 esta cifra subió a 504, es decir, 41 por ciento más.

Durante enero y julio de este año, la Guardia Nacional acumula 276 quejas, la mayoría de ellas en Ciudad de México (31), Guanajuato (22) y Jalisco (18). El único estado que no ha presentado quejas contra la GN es Baja California Sur.

Las quejas por presuntas violaciones de derechos humanos de las que se le acusa a la Guardia Nacional incluyen intimidación y tortura.

El pasado 9 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el cual la Secretaría de la Defensa Nacional se hace cargo de la Guardia Nacional en lo administrativo y operativo.

Una de las principales preocupaciones de las organizaciones de la sociedad civil es que derivado de esta decisión aprobada por el Congreso de la Unión crezcan las violaciones de derechos humanos debido a la falta de rendición de cuentas y capacitación en la materia con la que se caracterizan las Fuerzas Armadas.

El organismo multinacional Amnistía Internacional, sostiene que “La experiencia demuestra que hoy en día México es más peligroso que hace 16 años cuando se decidió que militares salieran a las calles. Ha habido un aumento de desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, tortura física, psicológica e incluso sexual. Los estándares internacionales de DH señalan que las Fuerzas Armadas sólo pueden ser parte de las tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, subordinada y complementaria a una corporación civil y no militar”, sostuvo Amnistía Internacional al manifestar su rechazo por la reforma.

Mientras, el pasado 14 de septiembre, en el contexto del debate sobre la ampliación del periodo para que las Fuerzas Armadas realicen tareas de seguridad pública, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el Ejército, la Marina y la Guardia Nacional garantizan los derechos humanos.

“Es utilizar al Ejército, a la Marina, a la Guardia Nacional para que podamos vivir en paz, que se garantice el principal de los derechos humanos que es el derecho a la vida, entonces aprobar eso, el que el Ejército y la Marina ayuden en esta necesidad que tenemos de garantizar la paz y tranquilidad pues es no sólo un deber, es una dicha enorme para un legislador”, dijo en su conferencia matutina de ese día.

hch

(21 , 21)