Los deplorables hechos en La Misión de Cerocahui, en Urique, Chihuahua, han detonado una confrontación que se mantiene de baja intensidad desde hace meses y que ha llevado a AMLO a buscar nexos directos con el Vaticano y no tener demasiada interlocución con la curía mexicana.

Redacción MX Político.- Una sacudida evidente en el alto clero mexicano ha causado el artero crimen de los dos religiosos de la Compañía de Jesús. Esto se ha traducido en cierto afán de la cúpula eclesiástica de nuestro país por contactar y cabildear al más alto nivel, se infiere, el tema de la inseguridad en nuestro país y el riesgo mismo de la función clerical.

Han abundado en las últimas horas, según trasciende, los encuentros entre los generales a cargo de las regiones militares y la curía mexicana. Y están asumiendo que AMLO prefiere mantener distancia del hecho criminal.

Eso es lo grave del asunto. Confusión aparente del sector clerical o mala interpretación del espíritu laico de AMLO y el Gobierno de la 4 T… ¿O una actitude deliberada, auténtica del jefe de las instituciones de nuestro país?.

El crimen de Chihuahua detona una confrontación que se mantiene por lo bajo desde hace meses y que ha llevado a AMLO a buscar nexos directos con el Vaticano y no tener demasiada interlocución con la curia mexicana.

Ese conflicto quedó en evidencia, según el análisis del portal LPO.

Este mismo jueves Ramón Castro Castro, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dijo en un vídeo: “Ahora como nunca, el dolor de la cruz se vuelve más intenso por tanta sangre inocente derramada a lo largo y a lo ancho del país. Los índices de violencia y sus estructuras de muerte, se han desbordado e instalado en nuestras comunidades, desfigurando a la persona humana, y destruyendo la cultura de paz”.

Una hora despúes el presidente apareció en sus redes para contar lo mucho que disfruta el béisbol.

hch

(118 , 118)