Lula de Brasil, en su visita a México, apunta a estrechar lazos con el partido gobernante de izquierda de México.

Redacción MX Político.- Lejos se aprecian los años aquellos en que se consolidaban como grupo de asesoría política y económica a los gobiernos de izquierda en latinaoamérica, encabezados por el joven presidente laboralista brasileño, Luiz Inacio ‘Lula’ Da Silva, bajo el manto protector del Comandante Fidel Castro Ruz, premier cubano.

Aquella incipiente agrupación se consiolidó a los meses de formada, en el “Foro de Sao Paulo” (FSP), pretendiendo “reunir esfuerzos de los partidos y movimientos de izquierda, para debatir sobre el escenario internacional postcaída del Muro de Berlín, con el objetivo de combatir las consecuencias del neoliberalismo en los países de Latinoamérica y el Caribe .

La primera reunión se dio cuando Fidel Castro le sugirió al entonces líder sindicalista brasileño y fundador del Partido de los Trabajdores (PT), Luiz Inacio Lula da Silva, que establecieran un seminario internacional para que la izquierda del continente se reuniera anualmente para discutir planes para América Latina.

Así, el foro de partidos y grupos de izquierda latinoamericanos fue fundado por el PT brasileño, en la ciudad de Sao Paulo en 1990.

“Y aunque el foro nunca se diseñó como una nueva Internacional Comunista, como le gusta decir a la derecha, extrapolando, pero tampoco ha servido como foro para críticas y sugerencias de la izquierda. Temiendo la desintegración de las alianzas, se ha optado por el silencio”, ha señalado el propio Lula Da Silva en los últimos tiempos.

Lo cierto es que sí es un mecanismo de agrupación política para defender los intereses y la permanencia de los gobiernos de izquierda latinoamericanos en el poder.

Una forma de equilibrio con respecto a los embates del capitalismo de rapiña o neoliberalismo, como también han dado en señalar prominentes miembros de la izquierda en América latina.

Precisamente hoy en que Vladimir Putin reconoce que las barreras geográficas convencionales (e imaginarias) que señalaban los límites de la OTAN y el Pacto de Varsovia han sido violentados por las potencias occidentales adscritas a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Ese es el trasfondo del actual conflicto por Ucrania.

Los miembros de esta agrupación les ‘han faltado al respeto’ a las naciones que se agrupaban en el ya histórico Pacto de Varsovia.

En afanes propios de esa preocupación de algunos partidos de izquierda y gobiernos formales de América latina, estuvo en México este miércoles Luiz Inacio ‘Lula’ Da Silva, expresidente de Brazil y actual precancidato a la Presidencia de aquel país.

Tras cuatro horas de “fraterno encuentro”, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se comprometió con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a formar un corredor progresista en América Latina con ambos países como sus polos, si es que el brasileño gana las elecciones presidenciales de su nación en octubre.

El exmandatario de izquierda (2003-2010) ha recuperado todos sus derechos políticos y ahora podrá enfrentarse al ultraderechista y actual presidente Jair Bolsonaro en las próximas elecciones de Brasil, tras casi dos años de inhabilitación por unas condenas relacionadas con la trama de corrupción Lava Jato.

Tras cuatro horas de “fraterno encuentro”, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se comprometió con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a formar un corredor progresista en América Latina con ambos países como sus polos, si es que el brasileño gana las elecciones presidenciales de su nación en octubre.

El exmandatario de izquierda (2003-2010) ha recuperado todos sus derechos políticos y ahora podrá enfrentarse al ultraderechista y actual presidente Jair Bolsonaro en las próximas elecciones de Brasil, tras casi dos años de inhabilitación por unas condenas relacionadas con la trama de corrupción.

Aunque aún no ha anunciado oficialmente su candidatura, Lula da Silva concentra ahora 45 por ciento de las intenciones de voto, frente a 30 por ciento que lograría como máximo Bolsonaro, según la mayoría de las encuestas.

El exmandatario brasileño llegó a México desde el lunes para sostener encuentros con políticos y legisladores de la Cuatroté.

La mañana de ayer se reunió en privado durante cuatro horas con López Obrador, aunque reveló el compromiso adquirido con el tabasqueño durante el discurso que por la tarde ofreció en la segunda asamblea ordinaria de la Asociación Nacional de Legisladores de la Cuarta Transformación.

“Les voy a decir algo, tengan la seguridad que incluso este año, asumí un compromiso con López Obrador de que, si gano las elecciones, voy a venir aquí este año a México para consolidar la más importante relación política entre Brasil y México que se dará a partir del 2023”, dijo Lula da Silva.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva supervisó el miércoles la firma de un pacto entre su partido de izquierda y el gobernante partido Morena de México, y prometió vínculos más estrechos si gana las elecciones presidenciales de Brasil a finales de este año.

Se espera que Lula, que gobernó Brasil de 2003 a 2010, se enfrente al presidente Jair Bolsonaro en las elecciones del 2 de octubre en Brasil.

“Si soy electo, regresaré a México este año para consolidar la relación política más importante con México, a partir de 2023”, dijo Lula durante una visita a México luego de una reunión con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

El acuerdo de cooperación entre el Partido de los Trabajadores de Lula y el partido Morena tiene como objetivo fortalecer la relación entre los dos grupos de izquierda.

hch

(22 , 1)