Los fatales hechos donde murieron 8 personas, se verificaron un 15 de septiembre de 2008, cuando el entonces gobernador Leonel Godoy daba el Grito de Independencia.

Redacción MX Político.- El Gobierno y el pueblo de Michoacán, hicieron este jueves un alto en sus actividades cotidianas y recordaron la tragedia acontecida en esa plaza cívica frente al Palacio de Gobierno de Morelia y que, es considerada con toda justificación, el arranque formal de las hostilidades del crimen organizado contra el Estado Mexicano en general.

El arranque de la “Guerra de Calderón”, recuerdan algunos, también justificadamente, pues ese Presidente gobernaba la Nación en ese tiempo y los hechos se consumaron –en un lenguaje de códigos delincuenciales- en el propio terruño natal del entonces Primer Mandatario… “se le metieron los malandrines a su propio gallinero del mandatario” rezaría lo equivalente en estos días.

Es así como a 14 años del ataque conocido como “los granadazos”, en el que fallecieron ocho personas y 120 resultaron lesionadas, en el centro de Morelia, autoridades estatales y federales montaron guardia de honor y depositaron una ofrenda floral al lado del árbol de laurel donde se encuentra el monumento a las víctimas.

El 15 de septiembre de 2008 cuando el entonces gobernador Leonel Godoy daba el Grito de Independencia desde la parte alta de Palacio de Gobierno, entre los gritos y fuegos artificiales se escuchó algo parecido a un cohetón.

A los pocos segundos comenzaron los gritos de terror al ver a tantas personas lesionadas que quedaron tendidas sobra la plaza Melchor Ocampo, a menos de 30 metros de la entrada principal de Palacio.

En esos días la plaza Melchor Ocampo se encontraba casi a oscuras, las medidas de seguridad se habían relajado y entre la muchedumbre alguien lanzó la granada. Aunque no hay responsables, la gente de Morelia considera que fue el crimen organizado.

Casi de forma paralela a cuatro calles de la sede del poder estatal, al poniente, sobre la avenida Madero, en la esquina de Quintana Roo, fue lanzada otra granada, que terminó con la vida de una persona y dejó lesionadas a otras más.

Durante el acto de conmemoración, el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla reiteró que el atentado nunca fue debidamente aclarado porque la duda persiste y aún lastima a los michoacanos. Reiteró que presentó una solicitud a la Fiscalía General de la República (FGR) para que se reabra el caso y se castigue a los culpables.

hch

(13 , 13)