En una guerra declarativa empezada ayer miércoles 03 de agosto, por sí misma peligrosa para la estabilidad del país, la jerarquía católica responde a pastores evangélicos “que no se trata de atacar a nadie (…) Estamos llamando a la responsabilidad de las autoridades para revisar sus estrategias.

Redacción MX Político.- Desde ayer miércoles 03, el rotativo mexicano El Universal, publicó las declaraciones de Arturo Farela, presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas y Evangélicas, quien deliberadamente acusó a la jerarquía católica “de pretender incendiar al país” con discursos de condena a la violencia.

Por la importancia del tema, MX Político trae esta mañana a sus lectores, un extracto de la respuesta que da la jerarquía católica mexicana a través de una entrevista ofrecida por Mario Ángel Flores Ramos, exrector de la Universidad Pontificia de México y actual director del Observatorio Nacional de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), al mismo diario nacional El Universal.

Desde hace tiempo el país ya está incendiado por la violencia con toda la criminalidad sin control, por la falta de apego a las leyes y por la impunidad, que es uno de los problemas que hemos tenido desde hace años, pero que se ha agudizado en el actual gobierno, asegura el alto prelado católico.

“Así que nadie está comenzando un incendio, lo que está haciendo la Iglesia es tratar de que esta situación llegue a un control, porque cuando un bosque se incendia y lo único que hacemos es contemplarlo, pues el incendio sigue y se acrecienta con mayor fuerza”, dice Flores Ramos.

“También estamos llamando a la responsabilidad de las autoridades para revisar sus estrategias y para asumir su compromiso. Hasta el momento, no ha habido una respuesta, no ha habido empatía. Al contrario, ha habido rechazo y todo mundo lo puede ver.

“La Iglesia, después de ese rechazo, que incluso incluyó insultos, no respondió de una manera inadecuada o violenta. Al contrario, la Iglesia ha llamado a la oración, al compromiso, a la paz. No estamos llamando a un incendio, sino a una conciencia de los ciudadanos y a una responsabilidad de los gobernantes”, dice.

Incluso, Flores Ramos asegura que la iniciativa que ha tomado la Iglesia católica es llamar a la conciencia de los mexicanos sobre la responsabilidad que tenemos todos para colaborar en la pacificación del país.

¿Cuál es su opinión con respecto a que algunas asociaciones religiosas muestran abiertamente su respaldo a este gobierno?

-En primer lugar, debemos tener muy claro que un gobierno tiene que trabajar para todo el país. Y uno de los señalamientos que hoy hacemos es que este gobierno trabaja con los suyos y para los suyos. El 80% de los mexicanos quedan fuera de su horizonte. Trabaja naturalmente tratando de ver la solución de muchos problemas, pero sin tomar en cuenta a las organizaciones sociales, religiosas y empresariales.

A juicio del sacerdote, el Ejecutivo federal ha privilegiado a una organización religiosa “que es pequeñita pero tiene mucha injerencia política. No hay un interés político en la mayoría de las asociaciones religiosas, hay un interés de lo propio”.

Lamenta además que exista mínima interlocución con representantes de la Iglesia católica.

“Ha habido mínima, no quiero decir que en ningún momento. Claro que ha habido encuentros, interlocución, pero ha sido mínima. En cambio, todos nos damos cuenta del gran espacio que esta administración le concede a un pequeño grupo”, comenta.

¿Qué puede decir en torno a que la jerarquía católica es aliada de partidos como el PRI y el PAN y que por eso ataca a este gobierno?

-Las opiniones que la Iglesia ha realizado no son ataques, son críticas que son válidas. Y sólo estamos ejerciendo un derecho consagrado en la Constitución. No estamos teniendo injerencia en cuestiones políticas, porque no nos interesan, pero sí como parte de la sociedad mexicana estamos expresando legítimamente nuestros puntos de vista. Así que no se trata de atacar a nadie, sino de ser corresponsables con el caminar de la sociedad.

Nosotros estamos dispuestos a colaborar, a abrir espacios de diálogo. Lo que nos está faltando en medio de todo esto, es precisamente eso, el diálogo. Estamos siendo gobernados con un monólogo interminable. Todos los días escuchamos un monólogo. ¿Dónde está el diálogo? Eso es precisamente lo que estamos pidiendo nosotros.

¿Qué opina de lo que dice el presidente de Cofraternice, Arturo Farela, en cuanto a que cada conferencia del Presidente nos deja una enseñanza espiritual?

-No es papel de un gobierno asumir una prédica religiosa, sino cumplir con sus exigencias constitucionales.

Creo que el señor Farela debería hablar en un sentido más amplio porque es nuestra tarea como Iglesia todos los días no sólo enseñar, sino vivir esto. Que un gobernante lo diga pero no lo viva no nos sirve de nada. El amor al prójimo es el principio del Evangelio y de la palabra de Dios, y es lo que enseñamos todos los días.

Un gobierno que ataca, que divide, ¿dónde deja el amor al prójimo? ¿Dónde está? ¿De qué sirve saludar sólo a los que te saludan?, ¿de qué sirve querer sólo a los que te quieren?, ¿de qué sirve ayudar sólo a los que te ayudan?, dice el evangelio. De nada. El prójimo somos todos, no hay una visión selectiva, como se está realizando.

Presbítero Omar Sotelo.

Por su parte, el padre Omar Sotelo, director del Centro Católico Multimedial (CCM), ante de las declaraciones que hizo a El Universal el presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas y Evangélicas, Arturo Farela, recalcó que no porque la Iglesia católica hable de paz se quedará callada ante las injusticias que vive el país.

“El que la Iglesia católica hable de la paz no significa que no hable de las injusticias. No significa que la Iglesia se va a quedar callada. La Iglesia anuncia el Evangelio, pero también denuncia aquellas injusticias que van en contra del Evangelio. Una iglesia que no denuncia es una iglesia que no sirve para nada”, enfatizó.

hch

(81 , 81)