Una sorpresiva reunión con el canciller mexicano Marcelo Ebrard, en medio de acusaciones de corrupción e intentos de destitución.

Redacción MX Político.- Luego de haber perdido a un nuevo de otro Jefe de Gabinete, con la renuncia de Aníbal Torres (el cuarto desde su asunción), el Presidente de Perú, Pedro Castillo se encuentra en un espiral de crisis que viene marcando su gestión hace más de un año.

Se encuentra ante la necesidad de rearmar su equipo de trabajo, lo que no es otra cosa que un rasgo de ingobernabilidad.

Lo anterior, aunado a las denuncias de corrupción que toman fuerza contra el mandatario peruano y su entorno y que ya derivó en el rechazo del Congreso para autorizar el viaje de Castillo a Colombia para la toma de mando de Gustavo Petro.

Castillo reprochó desde su cuenta de Twitter y dijo: “Desde el Ejecutivo siempre hemos respetado la independencia de los poderes del Estado. Lamento que, de forma inusual y prepotente, el Congreso me impida asistir a un acto protocolar internacional. Este hecho mella los lazos democráticos con la hermana República de Colombia”.

El argumento de los congresistas fueron justamente las causas de corrupción y la posibilidad que aproveche el viaje para no volver y evitar el juzgamiento.

En este contexto de acusaciones y debilidad, Castillo sorpresivamente se reunió con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien se encontraba de gira por Sudámerica.

Se dice que el encuentro fue improvisado y que no estaba en la agenda, lo que supone que se trató de una suerte de respaldo político de AMLO en un momento convulsionado.

AMLO dijo en su momento que Castillo sufre “una guerra sucia” y envió su ministro de Economía Rogelio de la O para que lo ayude en temas económicos.

De todas formas, el problema del peruano no es económico sino político y es por eso que la cumbre con Ebrard alimentó versiones sobre un supuesto intento de pedido de asilo político, si las causas avanzan y el Congreso logra los números para destituirlas.

Fuentes cercanas a Castillo rechazan de plano esa idea y aseguran que “es una estupidez inventada por la prensa basura”. Sin embargo, otros actores que acompañan al oficialismo dicen que “Marcelo Ebrard vino en una visita extraña a las 10 de la noche. Algo se prepara y AMLO lo trata como protegido a Castillo”.

Por el lado de México también rechazaron las versiones y aseguran que todo es un invento de la derecha peruana para seguir debilitando al presidente, según el portal LPO.

hch

(79 , 8)