La relatora del organismo interamericano, señaló que a pesar de la determinación al caso Ayotzinapa como un crimen de Estado, no se debe confundir y no debe intervenir el Gobierno, pues existen límites necesarios y exigentes para hacer justicia.

Redacción MX Político.- “Si no hay independencia en las investigaciones del caso Ayotzinapa no se asegura ni la verdad ni la justicia que piden los padres de los 43 estudiantes desaparecidos”, advirtió hoy tajante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), durante la presentación del tercer informe correspondiente al caso Ayotzinapa, en la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, municipio de Tixtla, Guerrero.

Los integrantes de la CIDH presentaron también los desafíos más preocupantes, que ponen en riesgo la obtención de justicia.

La relatora de la Comisión, Esmeralda Arosemena, indicó que, a pesar de la determinación de que el caso Ayotzinapa es un crimen de Estado, no se debe confundir y no debe intervenir el mismo gobierno, pues existen límites necesarios y exigentes para hacer justicia.

Manifestó que la detención del procurador Jesús Murillo Karam por otras unidades y el desistimiento de las 21 órdenes de aprehensión por instancias, que no son la Unidad Especial para la Investigación y Litigación del Caso Ayotzinapa (Ueilca), constituyeron intromisiones graves a la independencia funcional que todo órgano judicial debe tener.

Esto afecta la continuidad de la investigación –resumió la relatora del organismo- pues propició la salida del titular y los agentes ministeriales que tenían un vasto conocimiento en el caso, lo que les preocupa a ellos como organismo extranjero y multinacional, pues se puede afectar el ritmo de la investigación.

“La verdad es una forma de reparación y se debe construir libre de toda injerencia política”, consideró.

Arosemena mencionó también que, al mostrarse las capturas de pantalla contenidas en el informe de la Comisión de la Verdad y Acceso a la Justicia (Covaj), las cuales no habían sido compartidas ni con los padres, definitivamente impacta en la cuidadosa labor que había consolidado para no presentar conclusiones adelantadas en un caso que actualmente se ventila en los tribunales.

“Es urgente e impostergable que el Estado demuestre que es capaz de vencer los obstáculos de la impunidad y la corrupción, y ofrezca a las víctimas y a los familiares y a la nación mexicana en su conjunto la justicia que se merecen”, señaló.

Mantilla calificó como cruel construir narrativas que no estén comprobadas y verificadas, como en la llamada “verdad histórica”, que presentó el Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), lo cual genera una victimización adicional a los familiares que ya sufren la desaparición forzada, por lo que señaló que es tocar de una manera inapropiada la esperanza y la expectativa de encontrarlos.

hch

(12 , 12)