El Papa Francisco expresó su dolor a los pocos minutos de enterado del hecho y lo hizo consternado, por el asesinato de los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora en la iglesia de Cerocahui, Chihuahua.

Redacción MX Político.– El Estado Vaticano publicó en su portal oficial Vatican News, que fue informado del homicidio de los sacerdotes jesuitas a través de una misiva por el padre Luis Gerardo Moro Madrid, prepósito provincial de la Compañía de Jesús en México.

Y muy pocos minutos después, el papa Francisco, consternado, expresó su dolor por el asesinato con sevicia y sustracción de los cuerpos respectivos, de quienes son sus hermanos ‘de orden’, ya que Francisco forma parte de la Compañía de Jesús.

Esta congregación, manifestó al Vaticano su preocupación por la “dramática situación” de violencia e inseguridad que se vive en México y que afecta a sus miembros, luego del asesinato de los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar dentro de la iglesia de la comunidad de Cerocahui, en el municipio de Urique, Chihuahua.

“Con profundo dolor e indignación les informo que este 20 de junio por la tarde, en Cerocahui, Tarahumara, los padres Javier Campos, SJ, y Joaquín Mora, SJ, fueron asesinados en el contexto de violencia que vive este país, luego de intentar defender a un hombre que buscaba refugio en el templo y que era perseguido por una persona armada”, señala la carta.

El representante de la Congregación en México, el padre Gerardo Moro Madrid, indicó que están gestionando ante las autoridades federales y estatales la seguridad de los hermanos jesuitas Esteban Cornejo, Jesús Reyes y Jesús Zaglul, además del equipo pastoral de la parroquia.

Y al propio tiempo, el religioso condenó el deplorable hecho:

“La Compañía de Jesús, agregó el sacerdote, condena esta tragedia y exige una pronta investigación y seguridad para la comunidad.”

“Estoy conmocionado y triste por esta noticia. Mis pensamientos y oraciones están con los jesuitas en México y con las familias de los hombres. Tenemos que poner fin a la violencia en nuestro mundo y a tanto sufrimiento innecesario”, expresó.

Al final, el Prepósito Jesuita pidió unirse en una oración por los fallecidos y las víctimas colaterales de la tragedia.

hch

(86 , 1)