“No hay margen de interpretación, lo que busca AMLO es inconstitucional”, señala contundente Hope.

Redacción MX Político.- El especialista en temas de seguridad, Alejandro Hope, columnista y colaborador de destacados medios impresos y electrónicos de la Ciudad de México, concede entrevista donde expresa su valoración sobre la estrategia jurídica del presidente López Obrador y su gobierno, que pretenden devolver a la efímera fuerza pública civil integrada en la llamada Guardia Nacional, al rubro militar, dándole de nuevo una naturaleza castrense a esa agrupación.

Para tal efecto y ante los muchos obstáculos que la oposición y el foro jurídico nacional habrán de interponer al gobierno y a López Obrador, como una forma de mostrar su inconformidad pues desde que planteó la posibilidad de que destruyendo a la antigua Policía Federal y sobre sus restos, fundar la Guardia Nacional (GN), asignándole en la práctica una dependencia vergonzante (siempre negada) del mando militar, para el desarrollo de sus funciones, no obstante que habría asegurado a la población mexicana, que sería una corporación de naturaleza civil, hoy el Presidente de México y sus colaboradores pretenden intentar -aunque sin los votos suficientes- una reforma simple, con mayoría relativa, para sobre esa base dirigirse al Poder Judicial Federal, buscando la declaratoria de constitucionalidad.

Habla para el portal LPO el especialista en temas de seguridad, Alejandro Hope, sobre el particular.

De entrada descalifica los alcances de la pretensión presidencial con respecto a la GN:

“No hay margen de interpretación, lo que busca AMLO es inconstitucional”, señala contundente Hope.

En su mañanera del pasado lunes 8, Andrés Manuel López Obrador anunció que mandará un acuerdo presidencial para que la Guardia Nacional pase por completo todas sus tareas, administración y operación a la Secretaría de la Defensa. “Les adelanto que, ya por acuerdo de la Presidencia, pasa la seguridad, que tiene que ver con la Guardia Nacional, completa ya pasa a la Secretaría de la Defensa. Ya la cuestión operativa está a cargo de la Secretaría de la Defensa”, advirtió el tabasqueño.

En meses recientes, López Obrador ya había amagado con una medida similar, pero aún tenía esperanza en que pudiera ser por la vía de la reforma constitucional. Pero la oposición -en especial la alianza Va por México que encabezan el PRI, PAN y PRD- han cerrado definitivamente esa opción con su moratoria constitucional: no se discutirá ninguna reforma constitucional que venga de la Presidencia de la República.

El titular del Ejecutivo ya ha dado sus razones. La principal, es que no quiere que pase lo mismo que ocurrió con la extinta Policía Federal: “Hace falta otra reforma constitucional. Necesitamos dejar bien consolidada a la Guardia Nacional. Aprender lo sucedido cuando no hay profesionalismo, disciplina, orden, honradez. Las instituciones no duran, son endebles, se destruyen”, mencionó AMLO durante el aniversario de la corporación el pasado 30 de junio.

La oposición ya ha levantado los brazos por la decisión presidencial. Los líderes de las bancadas de Va por México y MC expresaron su inconformidad con la medida. “Vamos a combatir el decreto en las instituciones judiciales, como lo hemos hecho anteriormente y nos ha dado la Corte la razón, esta no es la excepción, pero el simple hecho de que lo intente, de que lo plantee, es alarmante”, avisó Luis Espinosa, líder parlamentario del PRD en la Cámara de diputados.

Por otro lado, su compañero, Jorge Álvarez de MC, subrayó: “La bancada naranja va a hacer uso de todos los medios jurídicos y políticos a su alcance para evitar este golpismo constitucional anunciado hoy por el presidente de la República”.

El especialista en seguridad y columnista, Alejandro Hope conversó con LPO sobre esta deliberación y qué implicaciones políticas y legales puede llegar a tener: “Es anticonstitucional, en el artículo 21 constitucional no hay margen para interpretaciones, la Guardia Nacional tiene que estar adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública”.

Hope menciona que la intención del “decretazo” es que algunas funciones administrativas, como lo que tiene que ver con presupuestos, plazas, equipos e instalaciones pasen ya directamente a la Sedena. También se le cuestionó al analista sobre la insistencia del presidente alrededor de este tema y por qué hacerlo de esta manera. “Quien quiere que esto suceda es el alto mando militar, por una sencilla razón: la Guardia Nacional se ha construido sobre la simulación, que si bien está bajo un mando civil, no es más que una extensión del ejercito”, respondió el experto.

Agregó que 80% de los integrantes de la corporación de seguridad son militares, que su patrimonio se encuentra en las instalaciones de la Sedena y que eso les ha permitido “darle la vuelta a lo que se estableció en la obligación de tener esto bajo mando civil, además de hacer a la institución muy débil”.

“Tratan de blindarse para cuando cambien los vientos políticos, porque si se observa con ojos de auditoría, se van a encontrar con muchas irregularidades por parte de las autoridades que han avalado el proyecto. Lo anterior explica un poco del decreto, ya se dieron cuenta que no tienen los votos ni el tiempo para aprobar la reforma constitucional, pero les urge que esto esté en la Sedena para resolver el problema administrativo antes de que acabe el sexenio”, advirtió Hope.

hch

(23 , 1)