La sola sospecha causa ya efectos a ambos lados de la frontera.

Redacción MX Político.- El involucramiento de México en la investigación sobre los documentos confidenciales que el FBI encontró en la residencia de Donald Trump en Mar-a-Lago, ha generado ámpula informativa en las últimas horas en ambos lados de la frontera México y EU.

En la cúpula de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), circula desde la semana pasada el dato de que el expresidente republicano tendría en su domicilio información delicada sobre operaciones de inteligencia estadounidense en territorio mexicano.

Como en todo expediente de investigación, la información tendría –por lo menos- dos fuentes: servicios de observación satelital y fuentes humanas.

Por lo que respecta a las fuentes militares, los datos sobre México estarían en la categoría “confidential” (Confidencial), la menor de los tres niveles de secreto que se emplea en el país vecino. Razón por la cual es que el tema tampoco ha escalado en importancia en Washington, D. C.

Por lo que es altamente probable que una buena porción de la información de la que Trump disponía en Florida, ya hubiera sido del conocimiento de la autoridad mexicana. Lo que todavía no tiene una respuesta clara es el por qué o para qué la pudo poseer el expresidente en su domicilio.

En mayo de este año el exsecretario de Defensa, Mark Esper, reveló que Trump intentó bombardear con misiles los sembrados de droga pertenecientes a cárteles mexicanos en suelo mexicano.

El exasesor senior Jared Kushner, también reveló que Trump tenía ideas temerarias sobre la seguridad en la frontera sur.

El dato arroja escenarios a ambos lados de la frontera. En primer lugar, como toda la trama de los documentos robados en Mar-a-Lago filtrada por The Washington Post, se comienza a consolidar el escenario de que los demócratas quieren expulsar definitivamente a Trump del sistema político del país vecino, asemejándolo a un caso como el de Edward Snowden, el ex analista de la CIA que escapó a Rusia acusado de robar secretos de estado y difundirlos.

En el plano mexicano, la historia alimenta la tesis de que un regreso del partido republicano controlado por Trump no va a ser un buen negocio para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, fundamentalmente en todo lo referido a la lucha contra el narcotráfico, según el análisis del portal especializado LPO. Trump da señales de buscar un choque frontal e instaurar una política muy dura en la frontera lo cual va a implicar riesgos a largo plazo.

hch

(32 , 32)