Los responsables de los hechos, la autodenominada banda de los “Guacamaya”, constituido de un grupo de hackers, que sustrajeron registros de asuntos tan delicados como: la salud de AMLO, la orden para liberar a Ovidio Guzmán y diferendos entre las cabezas de la Marina y la Defensa Nacional.

Redacción MX Político.– Una noticia que podría cimbrar a todo el Gobierno Federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador y su movimiento político la 4 T.

Este jueves se reveló que un grupo invasores de redes digitales (“hackers”), que se hacen llamar los “Guacamaya”, invadió las redes digitales internas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y logró el robo, también llamado “hackeo” masivo, que reveló algunos de los más polémicos asuntos de seguridad que ha enfrentado esta administración.

Así lo reseña puntualmente el periodista Carlos Loret de Mola, a quien “Los Guacamaya” le hicieron llegar como una exclusiva para su espacio informativo LatinUs, toda la información a detalle.

Se trata de asuntos tan delicados como los registros de la salud del presidente López Obrador y lo que sería un ocultamiento de un traslado en calidad de “grave” del mandatario.

AMLO en sus “mañaneras”.

Así entonces se supo que el pasado 2 de enero de este año, una ambulancia aérea del Ejército tuvo que ir a Palenque, Chiapas, donde se encuentra el rancho del presidente López Obrador, para trasladarlo al Hospital Central Militar de la CDMX.

Por documentos confidenciales difundidos este mismo jueves por El Universal, se pudo saber que ese día, en Palenque, el presidente tuvo que ser monitoreado, canalizado y medicado antes de volar al aeropuerto de la Ciudad de México, desde donde fue llevado de inmediato, en helicóptero, al hospital militar con diagnóstico de “grave”, dice Loret en su programa de LatinUs.

El Jefe del Ejecutivo fue diagnosticado con angina inestable de riesgo alto, un delicado mal cardíaco que puede conducir a un infarto al miocardio.

Luego del 2 de enero, en Palacio Nacional, se le tomaron muestras de sangre y de laboratorio, una semana después, el día 10, López Obrador anunció en Twitter que tenía Covid-19. “Ni él ni nadie de su gobierno se refirió al traslado de emergencia ni al diagnóstico grave”, apunta Loret.

Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán, durante el ‘Culiacanazo”.

El Culiacanazo

También, em esos documentos sustraídos se revela cómo los hijos de “El Chapo” Guzmán “doblaron” al gobierno mexicano en el operativo conocido como Culiacanazo, ocurrido el 17 de octubre del 2019.

En uno de los correos revisados se pone como ejemplo un parte especial del Culiacanazo para que los militares de la Guardia Nacional redacten así este tipo de informes. En el documento se hace un resumen de lo sucedido:

“El Ejército establece que a las 15 horas con 15 minutos “se llevó a cabo la detención de Ovidio Guzmán, cumplimentando una orden de aprehensión girada el 2 de abril de 2018 por la Corte Federal de Columbia en Estados Unidos, por los delitos de delincuencia organizada con la finalidad de acopio y tráfico de armas, secuestro, cobro de piso y delitos contra la salud”.

“El parte militar explica que dos minutos después, ‘los efectivos de seguridad invitan a Ovidio a persuadir a sus hermanos de cesar su actitud hostil”, y que para ello se comunicó directamente con “Iván Archivaldo Guzmán Salazar, conminándolo a ordenar el cese de las agresiones, pero su hermano respondió con una negativa y lanzó amenazas contra el personal militar y sus familias'”.

Por lo anterior, transcurridas algunas horas, el presidente Andrés Manuel López Obrador “dobló las manos ante el cártel de Sinaloa”, señala la pieza de Loret en Latinus.

El parte militar señala: “A las 19:30 horas, se recibe la orden por parte del Ciudadano Presidente de la República del cese del operativo para detener a Ovidio Guzmán López”.

Otro punto a destacar es que la versión oficial sobre las víctimas mortales del Culiacanazo menciona que fueron ocho; no obstante, los documentos internos de las Fuerzas Armadas señalan que fueron nueve personas fallecidas.

Carlos Loret de Mola.- Periodista.

También la plataforma LatinUs puede revelar que hay una carta del secretario de Marina, almirante Rafael Ojeda, al secretario de la Defensa, general Luis Crescencio Sandoval, en el cual muestran sus diferencias sobre la seguridad en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), con fecha del 22 de junio pasado.

Y al propio tiempo, también se revela el estado de fuerza “pírrico “ de que dispone la Sedena en la frontera sur, para los fines de resguardo de aduanas y pasos fronterizos migratorios en general… en Tijuana y cada punto táctico.

Mientras tanto en la frontera sur, se advierte que las cosas no son mejores.

En Cancún, el caso es “especialmente grave”, pues en la terminal del aeropuerto de Cancún la Defensa admite que lo óptimo es contar con 56 elementos, pero solo hay 14.

En algunos horarios, la presencia de personal es de tres militares, lo cual pone a esta zona en “condiciones de debilidad críticas”, que dejaría una puerta abierta para todo tipo de tráfico ilegal.

Con todo esto revelado, se advierte que arreciará la crítica entre los diferentes partidos… y los casos de violencia política podrían incrementarse, desatando menos armonía y menos paz pública de la que se goza en este momento en el país.

hch

(48 , 1)