El exasesor jurídicode Lozoya Austin entre 2017 y 2018, acusó ante el Ministerio Público Federal a su titular por presuntamente obligar a Lozoya a incriminarlo en sobornos para Etileno XXI.

Redacción MX Político.- Fue el exasesor de Emilio Lozoya Austin,Carlos Alberto Treviño, cuando aquel fungía como director general de la paraestatal en un lapso comprendido entre 2017 y 2018, quien presentó una denuncia de hechos contra el fiscal general de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero y también contra el fiscal de Control Competencial de la FGR, Juan Ramos López, por presunta tortura, tratos crueles y degradantes en contra de Emililo Lozoya Austin y sus familiares.

La acción penal fue admitida por la Fiscalía Especializada en Materia de Derechos Humanos, a cargo de Sandra Irene Herrerías, en la cual se señala que derivado de la tortura, Emilio Lozoya, a su vez exdirector de Pemex entre 2012 y 2016, presentó falsos testimonios contra Treviño, los cuales fueron utilizados por la FGR para iniciar un proceso penal por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero.

A través de su abogado Oscar Augusto Zamudio Campos, señala Herrerías, que el titular de la FGR, Alejandro Gertz y el fiscal Juan Ramos, presionaron a Emilio Lozoya y a sus familiares para que firmara la denuncia en la que acusó a Carlos Treviño del presunto desvío de recursos públicos, imputación por la que existe una orden de aprehensión en su contra.

Lo que se busca con esta denuncia de hechos no es defender al señor Emilio Ricardo Lozoya Austin, sino abrir el espectro de los responsables de los delitos que han generado afectaciones a Carlos Alberto Treviño Medina, por cuyas instrucciones actuó para evitar que se siga erosionando el Estado de derecho en México”, señala la defensa.

El documento también resalta que, el que Emilio Lozoya sea víctima de tortura, no cambia el hecho de que, en su carácter de director general de Pemex, aceptó sobornos que utilizó únicamente para sus intereses y beneficio personal, así como el de sus familiares.

“Por el contrario, se puntualiza que, como consecuencia de las mentiras en que incurrió, se han causado daños irreparables e incalculables al señor Carlos Alberto Treviño Medina y a las demás personas señaladas falsamente por el señor Emilio Lozoya Austin. Esto, sin perjuicio de que hubiere elegido incriminar a más personas de las que se le indicó por su animadversión personal contra ellas”, se puntualiza en el texto.

hch

(28 , 1)