La frialdad en la actitud presidencial, gira en torno a los rumores sobre la presunta culpa del senador Guadiana en el accidente.

Redacción MX Político.- Fue durante la visita presidencial al llamado ‘filón de carbón’, este sábado por la tarde en Sabinas, Coahuila.

En una breve recapitulación, puede resumirse que fue el miércoles pasado cuando habitantes del municipio de Sabinas, Coahuila, reportaron al 911 el colapso de una mina de carbón, cuya excavación se encuentra en la comunidad de “Las Conchas”, paraje de Villa de Agujita.

Finalmente se confirmó que uno de los denominados “pocitos” se inundó repentinamente dejando atrapados a 10 mineros, no obstante uno logró salir con vida por otra mina vieja. El hecho abrió viejas heridas, de accidentes similares como el de ‘Pasta de Conchos’, con resultados deplorables en la recuperación de mineros con vida y ni siquiera de sus cuerpos.

Este sábado el presidente López Obrador confirmó que visitaría la mina en Agujita.

Habría declarado intempestivamente durante su visita a Colima: “Voy para allá, voy a ver cómo está el rescate, voy a ver cómo está la situación”, declaró al término de la supervisión del programa IMSS Bienestar en el Hospital Infantil “Villa de Álvarez”, en Colima.

Fue cuando llegó a la ubicación del colapso en Sabinas, junto al gobernador Miguel Riquelme, que a la llegada presidencial, el senador de Morena, Armando Guadiana, productor de carbón además, se acercó para saludarlo, a lo que López Obrador correspondió con un muy frío y rápido saludo.

De hecho AMLO los despachó al senador Armando Guadiana y a su hermano José Luis y les pidió reunirse en otro momento, pues la prioridad son los mineros atrapados. Evidentemente decepcionado, el senador morenista regresó a su lugar en la comitiva y continuó la caravana del presidente, integrada en su mayoría por elementos del Ejército y la Guardia Nacional.

Hay rumores -sin confirmar- en el sentido de que el propietario de esa mina colapsada, es el propio senador Guadiana; quien por cierto, culpó del colapso a la Secretaría del Trabajo y a Miguel Riquelme.

Guadiana señaló a medios de comunicación a través de una carta-declaración, en papel membretado del Senado de la República, que su interés al estar en el lugar es aportar su experiencia para ayudar, en la medida de lo posibles, al rescate de los trabajadores atrapados en el filón.

En su opinión, quienes son culpables de esto no son otros que aquellos que no supervisaron las condiciones laborales y tienen esa responsabilidad en la Secretaría del Trabajo y en el Gobierno del Estado.

hch

(62 , 4)