Un notorio respaldo de la totalidad de diputados federales para el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Alejandro “Alito” Moreno, ante el procedimiento de desafuero solicitado hace dos días por el Gobierno de Campeche por el probable delito de Enriquecimiento Ilícito.

Redacción MX Político.-  Fue una cálida reunión entre fraternos. Eran los diputados federales del PRI reunidos en torno a su “hijo pródigo”, el dirigente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, que es también diputado federal a la vez y que se encuentra involucrado en un procedimiento de Juicio de Desafuero a desahogarse en los próximos tiempos en la Cámara de Diputados a la que pertenecen todos.

Es el Gobierno del Estado de Campeche, el mismo que ‘Alito’ Moreno gobernó hace alrededor de 3 años, el que promueve la acción en su contra.

Y aquí en esta reunión de priístas, opositores al régimen de los “abrazos, no balazos…” aquí hubo muchos abrazos… y calor como el del trópico campechano; un “calor político”; como para que no lo extrañe el joven dirigente.

Fue una recepción de los diputados federales del Partido Revolucionario Institucional considerada como “más que de respaldo político para Alejandro Moreno Cárdenas”, según lo dicho en la reunión de priístas.

Hubo más frases, muchas de ellas que rayaban en el formulismo; como “estamos ciertos de nuestro presidente, estamos ciertos de que esto es un ataque injusto”, al hacer alusión al señalamiento judicial que hace el Gobierno de Campeche.

En el ala más pequeña del salón Villa Ferré –palacete que recibe los grandes eventos sociales de la ciudad de Saltillo, Coahuila, por lo que el anfitrión fue el diputado Rubén Moreira, exgobernador de esa entidad y coordinador de la bancada en San Lázaro.

Fue el anfitrión y el principal organizador.

Presente también quien será seguramente el candidato a gobernador por el PRI en ese estado de Coahuila: “Manolo” Jiménez.

Él será quien con toda seguridad, cargue a cuestas el enorme peso de enfrentar a la oposición en el próximo proceso electoral de 2023. Él será en todo caso quien haga la faena en caso de resultar vencedor.

Jiménez, el posible aspirante ha vivido una fulgurante carrera política en Coahuila.

Durante una década se ha desempeñado como regidor, suplente de diputado, secretario de la Juventud, alcalde de Saltillo, diputado local y, además, tiene su faceta empresarial. Ahora se coloca como el priísta que tiene mayor posibilidad de competir en igualdad de condiciones con quien resulte el candidato del partido oficial, Morena: Armando Guadiana, Luis Fernando Salazar o Ricardo Mejía Berdeja.

La presencia de los diputados en Coahuila (que, aseguran, no fue organizada para coincidir con las definiciones en la sucesión) tiene por lo menos ante los ojos de los sectores interesados en la política local, un aire de un espaldarazo al gobernador Miguel Ángel Riquelme, quien ve en Jiménez un candidato de continuidad. Así, los legisladores priístas acudieron a Saltillo para dar trámite a los temas previos al periodo ordinario de sesiones en San Lázaro y para ello trataron los temas referentes al Presupuesto de Egresos de la Federación, el sistema pensionario y las perspectivas financieras.

En el acto, acompañando a ‘Alito’ Moreno, estuvieron Carolina Viggiano, Rubén Moreira, Augusto Gómez Villanueva, el senador Manuel Añorve Baños y la diputada Paloma Sánchez, entre otros.

Requerido por periodistas sobre el encuentro y los sucesos del día, Moreno cedió la palabra a Moreira. “En el PRI se respetan las jerarquías”, manifestó, en referencia a la posición del coahuilense como presidente de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro.

“Aquí vamos a dialogar mucho sobre que en México las cosas no van bien”, abrió Moreira. “En el ámbito legislativo se tiene que revertir lo que está pasando y esperamos que Morena entienda las razones y no avasalle con su supuesta mayoría”.

hch

(21 , 5)