Un comando armado en un hotel de lujo, balaceras en restaurantes y una feria cancelada por amenazas del narco son algunas muestras de que, en su búsqueda por la plaza, la delincuencia organizada cerca ahora los destinos turísticos

(8 , 8)