En 10 años, se ha activado mil 379 veces la alerta para localizar a menores y adolescentes en el país.

Redacción MX Político.- Seis de cada 10 menores de edad reportados como extraviados por Alerta Amber fueron localizados, de acuerdo con datos de la Fiscalía General de la República obtenidos por transparencia.

Entre 2012 y finales de 2021, se activó mil 379 veces la Alerta Amber, de las cuales en 899 casos se encontró al menor de edad por el protocolo que se difunde en medios de comunicación.

La Alerta Amber México es un programa de difusión para la localización y recuperación de niñas, niños y adolescentes que están en riesgo inminente de sufrir daño grave por motivo de no localización, según la definición del reportero Andrés M. Estrada, en su puntual trabajo de este domingo para El Sol de México.

La alerta consiste en la difusión masiva e inmediata de un formato único de datos con fotografía del menor en todos los medios de comunicación.

Estas mil 379 activaciones representan 2.5 por ciento de los 53 mil 410 menores de entre 0 y 17 años de edad desaparecidos o no localizados, en el territorio nacional en el mismo periodo, que aparecen en el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas de la Comisión Nacional de Búsqueda.

Uno de los requisitos principales para la activación de la Alerta Amber, es que los pequeños desaparecidos se encuentren en riesgo inminente de sufrir daño grave a su integridad personal. No obstante, es una de las dificultades, porque su activación depende de los criterios de los funcionarios de las fiscalías, quienes deciden si se encuentra o no en peligro, a pesar de que todo menor desaparecido debería considerarse que corre un riesgo.

“Depende mucho de quién esté, no todos lo hacen con puntualidad. Como ellos dicen ‘es a los niños que están en riesgo’.

Pero pienso que aunque sea digamos, el caso familiar, o sea una desaparición por personas ajenas de la zona, inmediatamente se active… Precisamente ahí es donde está el asunto de si la Fiscalía está en la posibilidad o cree conveniente que merezca que se active la Alerta Amber”, señaló Maria Elena Solis, fundadora de la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos (AMNRDAC). Aun así, destaca que la alerta ha sido efectiva.

Juan Martín Pérez García, coordinador de Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe, criticó el trato que dan los funcionarios de las Fiscalías ya que existe una discriminación y estigmatización hacia los familiares por activarla.

Un ejemplo que puso es que es más complicado activar la alerta por hombres, a menos que exista presión mediática cuando en la gran mayoría de los casos han sido víctimas de reclutamiento por parte de grupos criminales.

Su conclusión es que la Alerta Amber es inútil y un fracaso. “La constante que tenemos en todo el país es desestimar las denuncias, los reportes de desaparición bajo el argumento de que los funcionarios de la Fiscalía suelen preguntar tres cosas a las madres que diariamente son las que van a denunciar: si tienen novio o novia; si habían tenido discusiones familiares y si tienen tatuajes o algo así.

Con estos tres criterios determinan prejuiciosa y arbitrariamente que no está en riesgo y que fue un conflicto familiar y que después volverá. Está este prejuicio de las autoridades en contra de la vida, la integridad de niños y niñas”, aseguró el exdirector de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Elizabeth Martínez, presidenta de Familias Unidas por una Causa, dijo que la Alerta Amber ha sido un mecanismo efectivo, pero que hace falta perfeccionarlo, es el caso del personal que no está capacitado y sensibilizado en cuanto al tema.

“Se sigue dando esa práctica ante los Ministerios Públicos, porque las familias cuando están en una situación de un menor desaparecido, que debe ser una atención inmediata y la denuncia de igual forma. Muchas veces las familias acuden a nosotros, porque las regresan con el clásico mito de que no se puede; que después de las 72 horas pueden buscar a su hijo.

Desde ahí estamos mal. Hace falta que el personal esté más capacitado y principalmente sensibilizado. Sabemos que los minutos, el tiempo aquí es de lo que depende la vida de un niño”, subraya.

Cabe recapitular que la Alerta Amber surgió luego de que en 1996 en Texas, EU, cuando Amber Hagerman, de nueve años, fue sustraída mientras montaba su bicicleta. Tras el hecho, la policía local y medios de comunicación difundieron la noticia. Cuatro días después encontraron su cuerpo sin vida.

Años más tarde en 2002 el gobierno Norteamericano reconoció a nivel nacional el protocolo luego de que varios estados comenzaron a desarrollar su implementación que consiste, en la actualidad, en la difusión de la imagen de los menores perdidos en medios de comunicación, enviar mensajes a través de celulares, por internet, pantallas electrónicas y más.

En 2012, el Gobierno de México adoptó el modelo de la Alerta Amber. Para la activación se valoran distintos criterios: ser menor de 18 años; se encuentre en riesgo inminente; exista información suficiente como nombre, edad, sexo, características físicas, señas particulares, padecimientos, discapacidades, vestimenta que portaba al momento de la ausencia, descripción de circunstancias de los hechos, las personas y vehículos involucrados, y la última vez que fue vista, entre otros datos.

hch

(47 , 2)