Raúl Carrancá y Rivas y Manuel Martínez Garrigós son los nuevos defensores.

Redacción MX Político.- Todo hace prever que el manejo de la defensa penal de la exsecretaria de Desarrollo Social federal, Rosario Robles Berlanga, tendrá que intentar recorrer el sendero de lo político, ante la incapacidad de los órganos jurisdiccionales de la Ciudad de México ni federales, por resolver conforme a derecho, un indiscutible agravio a los derechos humanos contra la exservidora pública, dada la aplicación ilegal de una medida cautelar que la mantiene privada injustamente de su libertad, así como por las inconsistencias y falsedades sembradas para su detención hace ya casi 2 años.

Rosario Robles Berlanga cambió de abogados durante este fin de semana y contrató al despacho de Raúl Carrancá y del exalcalde de Cuernavaca Manuel Martínez Garrigós, según lo destaca El Sol de Cuernavaca, de Grupo OEM.

Los nuevos abogados de quien fue titular de las secretarías de Desarrollo Social y Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano durante el sexenio pasado, plantean un cambio de estrategia en la defensa de Robles que buscará no sólo retirarle la prisión preventiva, sino demostrar su inocencia en el caso de desvío de recursos públicos conocido como la ‘Estafa Maestra‘.

Cabe destacar que este despacho lleva también el caso de Adrián LeBarón, quien después de sufrir los asesinatos de esposa, hija y nietos a manos del crimen organizado, no es reconocido como víctima por el Estado.

Un expediente que, por cierto, ya abordó desde hace varios meses el carril del activismo y la presión política, ante los casi nulos e insatisfactorios resultados de las investigaciones oficiales sobre los homicidas (ejecutantes e intelectuales) del artero crimen.

Un carril que, dentro de la súpercarretera de la impunidad que interconecta a este país, ya está siendo utilizado por varios casos sin resolver.

Se suma entonces el de Rosario Robles Berlanga, quien ya, por conducto de su hija y familiares, despliegan otras acciones convocando a la movilización ciudadana para generar presión política al Gobierno Federal y al de la Ciudad de México, para que exista cierto “piso parejo”, en el tratamiento del caso de la también exjefa de Gobierno del D. F.

El caso LeBaron, como el caso de Robles Berlanga, indiscutiblemente constituyen dos de los asuntos insignia que habrán de identificar este lapso de la gestiópn de Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena.

“Ha llegado la hora en que es imposible seguir gobernando si no se resuelven casos como los de Rosario Robles y Adrián LeBarón, que son emblemáticos por razones obvias: de venganza, de rencor público”, consideró el catedrático emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Raúl Carrancá y Rivas, a pregunta expresa de El Sol de Cuernavaca.

Agregó que el caso de Rosario Robles, actualmente presa en el penal de Santa Martha Acatitla, es fundamentalmente jurídico y político por su resonancia, pero también “es un caso moral, de alta moral social”.

“Se ha dicho que viene la orden del presidente (Andrés Manuel López Obrador). Y si no del presidente, que viene de muy arriba, pero él ha manifestado que es enemigo de la venganza y de hacerse justicia por propia mano, y que él busca el apoyo de la ley. Ése es su compromiso moral que nosotros reclamamos como despacho y como abogados”, expuso el defensor.

Por su parte, Martínez Garrigós explicó que el cambio en la estrategia de defensa de la exfuncionaria federal implica avanzar en demostrar su inocencia.

“Debe hacerse una reflexión profunda de lo que obra en el expediente, que a todas luces es una cuestión más política que jurídica. Del análisis que hemos hecho no se le debía aplicar prisión preventiva justificada porque al final ya logró revertir la medida, pero ahora se la aplican porque estaba en Florencia, aunque regresó a dar la cara, con lo que demuestra que no hay riesgo de que se sustraiga de la acción de la justicia. Y por ese movimiento le aplican la medida cautelar y luchar contra la medida cautelar es fundamental, pero también debe avanzarse para demostrar que no es culpable”, adelantó.

hch

(46 , 46)