Otra ‘travesura’ más del ‘súperdelegado del Bienestar’ en aquella entidad, Juan Carlos Loera de la Rosa, el sobreprotegido funcionario de la ‘4 T’, al que el presidente López Obrador se empeñó -vía Ariadna Montiel- subsecretaria del Bienestar federal, en hacer ganar a como diera lugar como Gobernador de Chihuahua y nominado por Morena.

Redacción MX Político.- Tras haber sido reinstalado en el cargo de Delegado Federal para los Programas del Bienestar en Chihuahua, luego de haber desatado numerosas protestas entre pobladores indígenas de la etnia ´rarámuri´ en las regiones centro-sur y sur de Chihuahua, pues les retiró un apoyo vital a numerosas poblaciones donde el crudo invierno y la sequía han ‘matado de hambre’ materialmente en las últimas décadas a esos núcleos de población, Juan Carlos Loera de la Rosa vuelve para hacerse notar en el concierto informativo nacional, ahora con un nuevo ‘traspié’, supuestamente involuntario.

Esa injusticia dio lugar a la formación de la llamada “Caravana del Hambre”, que partió de municipios de la Sierra Tarahumara hacia la Ciudad de México a inicios del 2019, pero que fue alcanzada en el trayecto con ofertas ‘negociadoras’ que tampoco se cumplieron.

Circula profusamente en las redes sociales, una denuncia en calidad de avance, digamos, hecha por el empresario y arquitecto Marietto Ponce (@Marietto), quien se autodefine como activista opositor a la “Cuarta Transformación”, pero con muchos años de lucha denunciando irregularidades en tramitología gubernamental, así como agravios a los derechos humanos en el estado de Aguascalientes y en el país en general.

La denuncia textual dice: ‘En Guazáparez, Chihuahua, se entregan apoyos a 62,085 personas, pero solo viven 8,169. Denuncia la ASF, así los programas del bienestar del Presidente más humanista’.

Se infiere que es ya una de las irregularidades encontradas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en su más reciente informe, lo que vincula automáticamente al funcionario chihuahuense Loera de la Rosa, en ‘menudo aprieto’, de comprobarse esta irregularidad.

Porque lo menos que orienta a suponer, sobre todo al ciudadano del estado de Chihuahua, es que así fue como se fraguó -financieramente- su reciente compaña a la gubernatura de aquel estado. Que estuvo plagada por cierto, de numerosas acusaciones de todo tipo.

Y es que el tema le pega directamente ‘al corazón’ de la esencia la ‘4 T’: la honestidad en el uso de los recursos públicos… sobre todo en los destinados a los programas del bienestar.

Casi ocho veces ‘inflado’ el padrón de beneficiarios. Es demasiado.

Cabe recordar, que Juan Carlos Loera fue superdelegado en Chihuahua, pero dejó el cargo para buscar la candidatura de Morena a la gubernatura de Chihuahua.

Desde que era superdelegado, quien ha sido siempre como su pareja sentimental como su pareja sentimental, la señora Ariadna Montiel, subsecretaria de Bienestar del Gobierno Federal, puso todos los apoyos de esta dependencia a la orden de Juan Carlos Loera, para que se luciera e hiciera creer que él había gestionado todos esos apoyos.

Pero no sólo eso, ahora ha trascendido que la novia le sufragó los cientos de espectaculares que se colocaron en todo el estado de Chihuahua durante la campaña electoral, lo que dio lugar a que en Twitter lo bautizaran como #LordMantenido.

Una historia digna de reflexión… e investigación.

hch

(20 , 6)