La situación permanecerá por lo menos dos bimestres más, ya que apenas hace dos semanas el Sacmex emitió la licitación pública internacional número LPI/SACMEX020/2021 para la adquisición de 120 dispositivos de toma de lectura para medidores de consumo de agua potable.

Redacción MX Político.- Y es que a raíz de que la Jefa de Gobierno decidió hace seis meses aproximadamente -en el mes de mayo pasado- poner fin a los contratos con cuatro empresas privadas, que fueron precisamente las que por 27 años se encargaron de la medición y cobro del agua potable en la Ciudad de México, los capitalinos han pagado un estimado del consumo, pues el Sacmex aún no adquiere la tecnología necesaria para realizar la lectura de más de un millón 400 mil medidores.

Es decir, los usuarios del servicio de agua ‘pagan el servicio a tanteo’, como en los tiempos de la colonia, con sus ‘redondeos y sus pilones’ tradicionales.

Un puntual reportaje de Roxana González, de El Sol de México, nos adentra este sábado a los hechos y a las razones que motivaron esta decisión gubernamental que, de por sí puede resultar injusta a la economía de las familias capitalinas.

Fue público y notorio el hecho de que los dos primeros bimestres del año las empresas Veolia, Iacmex, Tecsa y Aguas de México, facturaron el consumo de los capitalinos con lectura sólo en 60 por ciento de los medidores.

Para el tercer y cuarto bimestre, ya bajo la administración del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), el cobro se ha efectuado con lectura de menos de 0.10 por ciento de los medidores de toda la capital.

Por ejemplo, en el tercer bimestre, correspondiente a los meses de mayo y junio, el Sacmex leyó apenas 413 medidores del millón 416 mil 935 registrados como activos. Al resto de los hogares y establecimientos les llegó su recibo con un consumo de agua estimado, entre cuatro y ocho pesos mayor al que usualmente pagaban con las empresas privadas.

En las alcaldías Cuauhtémoc, Azcapotzalco y Gustavo A. Madero, sólo 274 medidores de los 363 mil 936 que existen fueron leídos, mientras que en la denominada zona B, que comprende las alcaldías Coyoacán, Benito Juárez, Iztacalco y Venustiano Carranza, 51 medidores de 346 mil 525 fueron leídos. En el resto de las alcaldías la lectura correspondió a 41 medidores en cada una.

La falta de lecturas se debe, según confirmó el Sacmex en atención a clientes, a que desde el término de los contratos con las empresas privadas no se han podido adquirir los aparatos necesarios para la lectura, cuya propiedad era de Veolia, Iacmex, Tecsa y Aguas de México. Hasta el momento, menos de 0.10 por ciento de las lecturas para la facturación del tercer y cuarto bimestres se realizaron de manera manual, casa por casa.

Además, según información del Servicio Postal Mexicano (Sepomex), encargado de la distribución de las boletas, a raíz del término de las concesiones, durante el tercer bimestre más de nueve mil facturas no pudieron ser entregadas a los consumidores debido a inconsistencia de datos para la entrega, mientras que en el cuarto bimestre fueron dos mil recibos más.

La situación permanecerá por lo menos dos bimestres más, ya que apenas hace dos semanas el Sacmex emitió la licitación pública internacional número LPI/SACMEX020/2021 para la adquisición de 120 dispositivos de toma de lectura para medidores de consumo de agua potable.

En marzo pasado, El Sol de México reveló que luego de casi tres décadas, el Gobierno local decidió poner fin a las concesiones que desde 1993, como jefe de Gobierno, el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador y la entonces secretaria de Medio Ambiente de la capital, Claudia Sheinbaum, otorgaron a las cuatro empresas privadas.

El argumento que dio la ahora mandataria capitalina para quitarles la concesión a las empresas que benefició 27 años atrás fue que se conseguiría un ahorro por 380 millones de pesos para 2022 si el gobierno capitalino se hacía cargo de esa tarea. Estos cálculos no contemplaban que su administración tendría que adquirir los lectores para medir el consumo de agua.

La facturación no es el único problema que enfrenta el Sacmex tras casi seis meses de haber tomado el control del agua potable, ya que la mayoría de las 16 oficinas de atención al público bajo su administración no cuentan con insumos esenciales como luz e internet para brindar a los usuarios la atención necesaria.

Por el momento se encuentran cerradas las oficinas centrales del Sacmex, ubicadas en la calle Nezahualcóyotl sin número, en el Centro Histórico. En la puerta de acceso aparece un letrero que dice: Puede acudir a las oficinas de Gutemberg N° 50, Col. Verónica Anzures, alcaldía Miguel Hidalgo, y en Avenida Congreso de la Unión N° 444, colonia Magdalena Mixhuca, alcaldía Venustiano Carranza.

hch

(13 , 13)