La bancada de Morena en el Senado respaldará al exgobernador priísta de Sinaloa, para que se convierta en embajador de México en España.

Redacción MX Político.- Morena respaldará al exgobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, para que se convierta en embajador de México en España, adelantó el senador Ricardo Monreal.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en el Senado señaló que la bancada de Morena solo espera el nombramiento de Ordaz Coppel por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“El Grupo Parlamentario de Morena lo respaldará”, enfatizó.

Ricardo Monreal aseguró que la decisión se tomó de manera interna sin afán de perjudicar al PRI, partido que negó la licencia al exgobernador para ser embajador.

“Nosotros no vemos moros con tranchetes, ni tampoco vivimos de la cacería de políticos. Más bien hacemos siempre un esfuerzo por actuar con prudencia y con mesura”, dijo.

El senador destacó que Quirino salió bien evaluado de su gestión en Sinaloa y que podría ser un buen representante de México en España.

Lo conozco y tengo una buena opinión de él y de su esposa y de su familia”, concluyó.

Ahora solo falta confirmar si es que el Gobierno del Reino Español está dispuesto a otorgar el llamado “placet” o beneplácito, para que el exmandatario sinaloense asuma el honroso cargo de la representación mexicana en aquel país europeo.

España resiente en estos momentos el tráfico de drogas y de inmigrantes por diferentes vías y métodos, uno de ellos, a través de la violación de sus fronteras territoriales, siendo encabezado este ilícito -precisamente- por miembros prominenetes del ‘Cártel de Sinaloa’ (CDS).

En fechas recientes se confirmó la detención de dos de sus principales integrantes con asiento en España, que se dedican al control del trasiego de opiáceos y de fentanilo al territorio de la nación ibérica.

Aún no se pronuncia el Gobierno del Reino sobre esta pretensión -que da por hecho el presidente López Obrador y ahora también ellíder del Senado- sobre la aceptación del nombramiento y consecuente arribo al cargo de Embajador, del exgobernador de Sinaloa.

Un gobernador no sólo cuestionado ya por el manejo financiero durante su administración -recientemente concluida- sino por su ‘no intervención’ como estado y garante de la paz pública, durante la jornada electoral reciente, donde se presentaron numerosos y muy acreditados actos vandálicos de robo de urnas, secuestro de funcionarios de casilla y de partidos, amenazas de no participar en la jornada cívica, etcétera; en la que por cierto, resultó ganador por abrumadora mayoría el partido del presidente López Obrador y derrotado el PRI, el (¿ex?) partido del pretenso embajador, que ahora le niega el apoyo (licencia) para que acepte la invitación del presidente surgido de una fuerza electoral opositora a ellos.

hch

(13 , 13)