Migrantes se enfrentan con policías en la México-Puebla, sobre la lateral a la altura de calzada Zaragoza, ya en territorio capitalino.

Redacción MX Político.- Más violencia se registra en este último trayecto de la caravana de migrantes.

No spólo plagada de accidentees y actos de misteirosa negligencia, tanto de autoridades como de gentes de dudosa procedencia que se acercó a atenderlos o a ofrecerles un servicio a lo largo de su tortuoso trayecto.

“A unos kilómetros de llegar a la calzada Ignacio Zaragoza, la caravana migrante que salió la mañana de ayer del poblado Río Frío, en Ixtapaluca, se enfrentó con granaderos, dejando un saldo de 13 policías y cuatro civiles heridos.

Para tratar de contenerlos utilizaron gas pimienta, mientras que los migrantes lanzaron botellas y piedras. A través de videos se puede apreciar a varios niños que estaban acompañados de adultos mientras ocurría la trifulca.

Los salvadoreños, hondureños y haitianos, principalmente, salieron al filo de las 10 de la mañana de Río Frío y arribaron cerca de las 15:00 horas a la CDMX.

Aunque elementos de la Guardia Nacional inicialmente intentaron impedir que se subieran a camiones o tráileres, los migrantes lograron que los acercaran hasta la caseta de San Marcos Huixtoco, en la autopista México-Puebla.

A paso lento, los extranjeros iniciaron su camino con la intención de llegar a la Basílica de Guadalupe y, aunque les ofrecieron quedarse en un albergue en la Ciudad de México, los migrantes los rechazaron, desatando su enojo.

Mientras hacían paradas para descansar sobre los carriles centrales de la autopista, un contingente de cerca de 350 granaderos de la CDMX se apostó sobre la lateral de la autopista, a dos kilómetros del distribuidor vial La Concordia, alcaldía de Iztapalapa.

Al llegar al punto, los migrantes, al percatarse que no los dejarían pasar, decidieron enfrentarlos, por lo que al grito de libertad, rompieron la valla que habían formado los oficiales, registrándose un enfrentamiento.

Por momentos, los policías fueron superados por los migrantes, por lo que les arrojaron gas pimienta, logrando contenerlos, pero por momentos se replegaban para buscar piedras y arrojarlas a los granaderos, a quienes despojaron de sus escudos y con los mismos los golpeaban.

Tras seis horas de enfrentamientos y de estar encapsulados por los policías, los indocumentados aceptaron la propuesta de las autoridades y abordaron los camiones rumbo al recinto guadalupano, alrededor de las 21:00 horas.

Evitar el avance de los extranjeros era para que abordaran camiones que había facilitado el INM para llevarlos a la Basílica, dijo un comandante que pidió el anonimato.

A través de su cuenta de Twitter, la jefa del Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, informó: “El @GobCDMX informa que, luego de reiniciar las negociaciones con la caravana migrante, personal de la @CDHCMX y de Concertación Política de #SECGOB acordaron con el grupo movilizar a sus integrantes en seis camiones para su arribo a la @INBGuadalupe”.

Los integrantes de la caravana comenzaron a arrojar piedras en contra de los oficiales y los vehículos de la SSC que se encuentran estacionados en la zona. Además, se han registrado empujones y agresiones.

Algunos de los migrantes han despojado de los escudos a los elementos de la SSC.

En la zona algunas personas resultaron con lesiones por las rocas lanzadas.

hch

(20 , 1)