Impresionante el número de ‘abajofirmantes’: más de 200 investigadores lo acusan de plagio.

Redacción MX Político.- Ya son 227 investigadores de 89 entidades académicas que firmaron la carta enviada el 28 de octubre a la Junta de Honor del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), en la que “por faltas a la integridad científica, en la modalidad de plagio”, solicitan que se revise el caso de Alejandro Gertz Manero.

Lo anterior lo demandan porque, tras la conformación de una Comisión Especial Dictaminadora, fue designado como ‘Investigador Nivel III del SNI’.

El Universal destaca en su edición de este jueves, que en un inicio, la misiva fue firmada por 77 investigadores, entre ellos varios integrantes del SNI, pero ahora, son 227 investigadores los que la suscriben. Entre ellos están el entomólogo Martín Ramón Aluja Schuneman Hofer, el sociólogo Luis Astorga Almanza, el antropólogo Roger Bartra Muria, Rafael Bojalil Parra, doctor en Biomédica Básica; la filóloga Concepción Company Company, la arquitecta Jimena de Gortari Ludlow, el matemático José Antonio de la Peña, el físico Alejandro Frank Hoeflich, el lingüista Luis Fernando Lara, el médico Malaquías López Cervantes, el historiador Jean Meyer, el escritor Guillermo Sheridan y el sociólogo José Woldenberg.

227 científicos acrediatdos por sus trabajos en el mundo, es ya para tomarse encuenta. Si un Gobierno no le hace caso a una demanda de este tamaño, que constituye muy seguramente a la comunidad científica de un país de las dimensiones de México, es porque definitivamente algo anda mal y debe ser rectificado en la comunicación de la población de un país, con los interlocutores del Gobierno y viceversa.

“El Dr. Alejandro Gertz Manero, miembro del SNI nivel III, mostró como documentos probatorios de su trabajo académico al menos dos libros con abundantes plagios, entendidos éstos como la acción de presentar un texto ajeno como propio, sin ningún tipo de signo o de aviso que remita a la obra del autor original. Es una conducta que avería la ética consustancial al trabajo académico pues, además de quebrantar el sistema mismo del conocimiento y su transmisión, viola los derechos morales y patrimoniales del verdadero autor y, al erradicar su mérito, lo hace sujeto de discriminación, lo mismo que al lector al que desea engañar”, se lee en la carta.

Frente a esos elementos, dijeron los firmantes, se “justifica invocar la fracción VI del Artículo XVI (“Obligaciones y sanciones”) del Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores en vigor, que dice: ‘VI. El reconocimiento que se otorga a los miembros del SNI les impone el deber de guardar una conducta apegada a las normas éticas relativas al carácter profesional de su actividad. Toda la información que presente deberá ser verídica y comprobable. En caso de encontrarse alteración de datos oficiales o falta dolosa a la veracidad en la información suministrada, el expediente será remitido a la Junta de Honor para acreditar responsabilidad'”.

Señalaron que en años previos se han suscitado casos similares como el de Alejandro Gertz Manero, actual titular de la Fiscalía General de la República (FGR). Esas otras veces, “el Conacyt ha aplicado el Reglamento, señalando que ‘no tolera faltas éticas que ponen en duda la integridad del SNI’, pues traicionan ‘la confianza en la buena fe de los investigadores’ (com. 66/15), y procedió a cancelar el nombramiento como Investigador Nacional y a aplicar sanción por 20 años”.

“Dado que tanto el Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, como la directora del Conacyt, Dra. María Elena Álvarez-Buylla, han convocado a la honestidad y a combatir la corrupción en todas sus formas, y dado que el plagio académico es una forma de corrupción, denunciamos estos hechos para el bien del SNI, la comunidad científica y el pueblo en general y exigimos se le dé debido proceso”, se lee en el documento.

La misiva fue enviada el pasado 28 de octubre a la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla; a María José Rhi Sausi Garavito, titular de la Dirección Adjunta de Desarrollo Científico; a Liza Aceves, directora de Vocaciones Científicas y SNI y a Elvia Arcelia Quintana Adriano, presidenta de la Junta de Honor del SNI.

Hasta hoy, no ha habido respuesta a la misiva de parte de la directora General del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, ni pronunciamiento público alguno de ella misma, alusivo al contenido de la misma.

hch

(37 , 37)