Que “no encuentra los contratos con Pegasus” dice la FGR; el semanario Proceso dice que el primero en contratar la plataforma fue el gobierno de Felipe Calderón.

Redacción MX Político.- La Fiscalía General de la República (FGR) llevó a cabo un cateo en las oficinas de la empresa KBH TRACK, operadora mexicana de la israelí NSO Group, porque utilizaba el software Pegasus para espiar teléfonos.

La empresa era administrada por Víctor “R” y cuyo propietario era el ciudadano israelita Uri Emmanuel “A”, quien huyó del país hace más de dos años, según revela información difundida este miércoles por la agencia Efe y el portal SinEmbargo.

La autoridad anunció este martes que investiga el espionaje telefónico llevado a cabo por el Gobierno de Enrique Peña Nieto (212-2018) con el programa Pegasus después de confirmar que el teléfono del excomisonado nacional de Seguridad Manuel Mondragón fue intervenido mediante esta tecnología.

En un comunicado, el Ministerio Público federal dijo que “ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de los contratos que suscribió” con la empresa mexicana KBH TRACK el entonces director de la Agencia de Investigación Criminal Tomás Zerón, hoy prófugo en Israel.

Gracias a la colaboración de la periodista Carmen Aristegui, la Fiscalía concluyó que la empresa israelí NSO Group, propietaria del programa Pegasus, utilizaba dicha compañía mexicana para “el espionaje telefónico para diversos solicitantes que aún no se hayan identificados plenamente”.

“Lo que sí se puede ya afirmar en forma definitiva es que, en el caso de quien entonces era comisionado nacional de Seguridad, Manuel Mondragón, su teléfono fue intervenido y grabadas sus conversaciones”, dijo la Fiscalía.

El pasado domingo, una investigación de un consorcio de medios internacionales destapó que Gobiernos de varios países espiaron 50 mil teléfonos mediante el programa Pegasus, de los cuales 15 mil casos fueron en México durante el gobierno de Peña Nieto.

La investigación reveló que fueron intervenidas las comunicaciones de activistas y periodistas, del entonces líder opositor y actual presidente, López Obrador, sus colaboradores y su cardiólogo, así como familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Cabe recordar que Enrique Peña Nieto negó “categóricamente” en 2017 espiar a periodistas y activistas tras un reportaje que reveló que su gobierno había intervenido el teléfono de la periodista Carmen Aristegui, entre otros.

López Obrador dijo ayer martes durante su ‘mañanera’, que en su Gobierno ya “no se espía a nadie” y descartó tomar medidas contra quienes lo espiaron.

hch

(10 , 10)