Redacción MX Político.- El caso Odebrecht se ha convertido en uno de los más mediáticos por el número de empresarios y actores políticos que alcanzó en otros países de América Latina, por lo que México presionará a ex funcionarios públicos supuestamente involucrados.

Tal es el caso del ex presidente Enrique Peña Nieto, y uno de sus altos funcionarios, Luis Videgaray, entre otros por lo menos 16 personajes de la vida pública mexicana, de acuerdo con el diario Milenio.

Sin embargo, esta vez investigarán rastros de delincuencia organizada en los señalados, pese a que algunas de las acusaciones que habían perseguido eran lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, informó el periodista José Antonio Belmont.

Los documentos a los que obtuvo acceso el medio de circulación indican que la Unidad de Investigación envió a la Fiscalía especializada en Delincuencia Organizada una nueva carpeta de investigación.

Enrique Peña Nieto, ex presidente de México, así como Luis Videgaray, quien fungiera como el secretario de Hacienda y Crédito Público, así como el puesto de canciller, son los principales implicados.

De acuerdo con las autoridades, supuestamente obtuvieron recursos de la empresa Odebrecht a través del entonces director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, quien a había denunciado el caso ante la Fiscalía General de la República.

Parte de dichos recursos habrían terminado en la campaña de Enrique Peña Nieto rumbo a la presidencia en el año 2012, donde compitió en contra de Andrés Manuel López Obrador, Gabriel Quadri y Josefina Vázquez Mota.

El resto, habrían servido como soborno para diputados y senadores tumbo a la reforma en materia Energética, o para la entrega de recursos y de contratos a Odebrecht.

La Fiscalía aseguró en ese sentido que el esquema iniciaba con las instrucciones de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, quienes tenían a su disposición a otros funcionarios como Emilio Lozoya, Rodrigo Arteaga o Francisco Olascoaga.

Algunos nombres que también destacan dentro de la investigación son:

º Jorge Luis Lavalle, senador de la República por Campeche de 2012 a 2018, actualmente preso por las denuncias de Emilio Lozoya.

º Ricardo Anaya, diputado del Congreso de la Unión en 2015 y presidente de Acción Nacional. Actualmente se encuentra prófugo de la justicia mexicana a la espera de implementar su defensa ante las autoridades.

º Francisco García Cabeza de Vaca, senador de 2012 a 2016 y gobernador de Tamaulipas hasta 2022, actualmente señalado por defraudación fiscal, delincuencia organizada y lavado de dinero, aunque protegido de ser llevado a juicio por el fuero.

º Ernesto Cordero Arroyo, senador de la república de 2012 a 2013, y de 2017 a 2018, quien fue denunciado por Lozoya, pero hasta el momento no enfrenta ningún cargo.

º David Penchyna Grub, diputado de 2009 a 2012 y senador de 2012 a 2015, quien fue supuestamente investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera por presuntos movimientos millonarios en el sexenio de EPN, y señalado más recientemente por Lozoya de haber recibido seis millones de pesos.

El caso Odebrecht se remonta a 2012, cuando, de acuerdo con los documentos de la denuncia de Emilio Lozoya, se le habrían otorgado al entonces director de Pemex un supuesto soborno por más de 10 millones de dólares.

El objetivo de la empresa era hacerse de diversas licitaciones para realizar obras públicas, mismas que le habrían sido otorgadas durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, además de algunos acuerdos a finales del sexenio de Felipe Calderón.

Algunos de los funcionarios mencionados por Lozoya fueron, además, Carlos Salinas de Gortari, ex presidente de México y José Antonio Meade, ex candidato presidencial, abanderado por el PRI y EPN, entre otros.

jpob

(19 , 1)