En redes sociales usuarios se quejan ahora de que se interrumpió el servicio de energía eléctrica y quedaron ‘materialmente colgados’ en un tramo ‘interestaciones’, a una altura impresionante y por varios minutos, hasta que se restableció el servicio.

Redacción MX Político.- La Línea 1 del nuevo servicio de Cablebús de la Ciudad de México, se inauguró el pasado 11 de julio.

Con una inversión de 2 mil 925 millones de pesos, generó mil quinientos empleos directos.

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno, explicó el día de su inauguración, que el nuevo método de transporte, reduciría el tiempo de traslado a 144 mil usuarios hasta en un 56%, pasando de 80 hasta 33 minutos para recorrer un trayecto que abarca 9.2 kilómetros, que inckluywe nueve estaciones como son: Indios Verdes, Ticomán, La Pastora, Campos Revolución, Tlalpexco y Cuautepec.

No obstante, en tan solo 3 jornadas, el índice de aprobación ciudadana ha caído estrepitosamente por las numerosas fallas que ha presentado, según se recoge de especies informativas recogidas de las redes sociales.

La más reciente, ocurrida el pasado 13 de julio, que fue difundida a través de la cuenta personal de Twitter del periodista Manuel López San Martín, se establece la vivencia de un grupo de usuarios que quedó a bordo de una de las cabinas, suspendidas entre dos estaciones, pues se interrumpió el servicio de energía por las lluvias y el dispositivo no pudo continuar su marcha, quedando aterradoramente ‘suspendidos en el aire a una altura no apta para quienes padecen fobia a las alturas (acrofobia).

Fue al transcurrir cerca de 7 minutos, volvió el servicio de energía y con ello, la cabina del cablebús pudo continuar su marcha.

La especie cundió con mucha fuerza en redes desde el día 13 mismo en que sucedió y se volvió tendencia este mismo miércoles.

Cabe recordar que un día antes, el 12 y tan sólo un día después de la inauguración del ‘Cablebús’, usuarios en redes también fueron tendencia al denunciar que ese servicio durante las lluvias se tornaba inseguro y extremadamente lento como riesgoso.

Esa vez los usuarios denunciaron que la lluvi a se trasminaba y que las ventanillas de la cabina no se pudieron cerrar de manera manual o simple, por lo que un grupo de usuarias, denunció incluso que viajaron ‘empapadas’ todo su trayecto.

El Gobierno de la CDMX negó las inconsistencias halladas y padecidas por susarias y esa vez, negó categóricamente esas ‘posibles deficiencias’, argumentando que los usuarios ‘debieron cerrar las ventanillas antes de que empezara su marcha el cablebús’.

Por lo pronto, los reproches a ese servicio y señalamientos en redes, cunden con celeridad.

hch

(60 , 60)