Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos, está en prisión preventiva por acusaciones de la Fiscalía General de la República.

Redacción MX Político.- Emilio Lozoya Austín, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), dejará de traer el brazalete electrónico, ya que su riesgo de fuga ya es inexistente por estar en prisión preventiva justificada por acusaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) en los casos de la constructora Odebrecht y Agronitrogenados.

“Hoy a las 5 de la tarde se tiene prevista una diligencia administrativa en el Centro de Justicia Penal Federal (CJPF) del Reclusorio Norte para retirar el dispositivo electrónico de localización a Emilio Lozoya”, señala textualmente un comunicadooficial d ela dependencia responsable de la institución del Ministerio Público Federal.

“El retiro del dispositivo lo realizará el personal de la empresa ante servidores públicos del Centro de Justicia”, continuaba el documento.

Y es que el exdirector de Pemex traía consigo un brazalete electrónico, que se coloca en el tobillo o muñeca, para supervisar constantemente la presencia de reclusos en espacios definidos y transmitir su posición a una unidad de control.

Con el brazalete electrónico, las autoridades pueden supervisar vía remota dentro del domicilio o localidad, así como monitorear la localización y el rastro de un individuo por medio de un sistema GPS, más allá de los límites geográficos inicialmente definidos.

El brazalete electrónico provee una alta fiabilidad en la localización de las personas, permitiendo verificar las actividades del detenido, generando reportes de sus movimientos, mapearlos, ubicar la entrada en zonas de restricción y de su localización en tiempo real.

Emilio Lozoya cubrió el costo del dispositivo electrónico de monitoreo, que ronda entre los 70 mil y 80 mil pesos. Además, tenía una línea telefónica fija y activa en el domicilio en el que se llevaba a cabo el monitoreo.

Un juez dictó una vez más prisión preventiva justificada a Emilio Lozoya Austin pese a que ofreció dejar un inmueble y dinero en efectivo para resarcir el daño por recibir sobornos para adquirir a un sobreprecio una planta chatarra a la empresa Agronitrogenados.

José Artemio Zúñiga Mendoza, juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio, adscrito al Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Norte, se apoyó en las pruebas presentadas por los representantes de la Fiscalía General General de la República (FGR) para modificar la medida cautelar, pese que a los abogados de Emilio Lozoya Austin pidieron su revocación.

hch

(27 , 27)