“Tenemos muchas ganas de vernos. Ya ha pasado mucho tiempo y tenemos que congregarnos en el Zócalo”, dijo el presidente al invitar a la población a su informe.

Redacción MX Político.- Ya está convocando para su evento masivo en el Zócalo el 1 de diciembre, el presidente López Obrador.

Sin empacho alguno, desafía también los avisos de la inminente “4ta Ola del Coronavirus”, hechos desde la seriedad de países como Alemania o Austria.

Desafía el reciente hallazgo de una nueva variante del Coronavirus, a la que el mundo científico le denomina “Omicrón”; que es la variante más fulminante y amenazante para la humanidad, según las primeras descripciones de reputados hombres de ciencia.

Pero a la manera del voluntarioso “Barón de Montesquieu”, creyendo en el espíritu divino de la política y de la nobleza de las leyes decretadas por los hombres, siempre “bien intencionados” y que “nacen siendo buenos”, pondrá en juego ese miércoles primero de diciembre en la plancha de la Plaza de la Constitución, su “fuerza moral”, su condición de “inmunidad verdadera”, descubierta y bautizada por el ilustre “Premio Nóbel Mexicano no descubierto e insuficientemente comprendido, Hugo López-Gatell”, para encontrarse con su pueblo, concelebrando los tres años de su gestión.

El Jefe del Ejecutivo confirmó que no habrá límite de aforo en el informe que dará el próximo 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México, con motivo del tercer año de su gobierno.

López Obrador argumentó que ha pasado mucho tiempo desde su última congregación en el Zócalo, del cual detalló que le trae buenos recuerdos.

Aprovecho para invitar a todos, a pesar del olor a muerte y la tristeza contraída por la pandemia, “porque tenemos que salir adelante, echarle ganas… y no dejar que se desvíe el camino a la consolidación del proyecto de Morena en el 2024…”

Vamos a reunirnos en el Zócalo todos los que quieran asistir”, declaró.

“Es libre, no (habrá límite de asistencia) porque tenemos muchas ganas de vernos. Ya ha pasado mucho tiempo y tenemos que congregarnos en el Zócalo democrático, que nos trae muy gratos recuerdos.

No es lo mismo estar en las oficinas. Hace falta estar en el Zócalo con la gente que quiera asistir, están todas y todos invitados”, puntualizó.

“Es el miércoles a las cinco de la tarde. Ahí vamos a hablar de lo que se ha hecho en tres años y también lo que vamos a seguir haciendo para la transformación de México”, concluyó.

En caso de que se llene el Zócalo, el jefe del Ejecutivo Federal recomendó a la población llevar su cubrebocas, el cual reveló a los reporteros que siempre lo tiene listo “para cuando se requiera”.

“Si se llena mucho no dejen de llevar su cubrebocas. Miren, aquí lo traigo, para cuando se requiera”, señaló con su sonrisa ya tradicional… e irónica.

La sonrisa de Maquiavelo… en un hombre de pensamiento más cargado a Mantesquieu.

hch

(75 , 1)