Tuvo que intervenir el alcalde de Chenalhó arengando a la población, que ‘por temor’ se preparaba a defenderse.

Redacción MX Político.- Un nuevo episodio de oprobio para elementos de la Guardia Nacional, durante una de sus intervenciones, es la que se verificó este domingo en Chenalhó, Chiapas.

No obstante el despliegue de un vistoso operativo desplegado ayer, elementos de la Guardia Nacional no tuvieron éxito en recuperar el armamento que les fue arrebatado por habitantes de la comunidad Crucero Majomut, del municipio de Chenalhó, el pasado 8 de julio, según el puntual relato de Óscar Gómez de la OEM.

De acuerdo con miembros de este cuerpo de seguridad federal, que prefirieron omitir sus nombres, el armamento constaría de 48 armas, entre ellas, ocho fusiles Fx05 calibre 5.56 x 45 mm, conocido como Xiuhcóatl, un fusil HKG3, una ametralladora Negev calibre 5.56 x 45 mm y una pistola Px4 calibre 9 mm.

También accesorios bélicos, un cañón de repuesto calibre 5.56 x 45 mm, 50 cargadores Fx-05, un cofre metálico, mil 950 cartuchos Fx-05, 100 cartuchos calibre 7.62 x 51 mm, 800 cartuchos eslabonados de 5.56 x 45 mm, 12 chalecos antibalas con cuatro placas, 12 cascos antifragmento con dotaciones y accesorios orgánicos, ocho fornituras negras, ocho ponchos de color negro, una mochila y dos sacos de dormir.

Según una tarjeta informativa de la GN en poder de este medio, personas de las comunidades de Acteal y Majomut, y otras del municipio de Pantelhó, retuvieron el jueves 8 de julio a un oficial y 12 elementos de esta corporación cuando estos se disponían a salir de Chenalhó, a quienes les pidieron dejar sus armas y fornituras sobre las camionetas.

Los uniformados no entendían la lengua originaria del pueblo tzotzil y fue hasta las 22:00 horas que fueron puestos en libertad y regresaron a San Cristóbal de Las Casas desarmados.

El sábado, los elementos declararon ante la Fiscalía General de la República (FGR) y un día después se montó un operativo para recuperar las armas que concluyó sin éxito.

La incursión de la GN, de acuerdo con testigos presenciales, puso más tensa la ya de por sí complicada situación en Chenalhó, por lo que el alcalde de la demarcación, Abraham Cruz, intervino y controló a la población, que por temor se preparaba para defenderse.

La Guardia Nacional espera que las autoridades estatales y municipales de Chenalhó sean quienes intermedien para que los pobladores les devuelvan las armas y su equipo militar para evitar enfrentamientos. El alcalde Cruz Gómez se reuniría con los agentes municipales para la devolución de dicho armamento, dando como plazo el próximo martes.

Recapitulando

El miércoles de la semana pasada se desataron enfrentamientos armados en los límites de los municipios de Pantelhó y Chenalhó, en el estado de Chiapas, entre un supuesto grupo de autodefensas y miembros del crimen organizado.

De acuerdo con la organización civil Abejas de Acteal, un grupo de alrededor de 80 presuntos miembros del crimen organizado entraron al municipio de Pantelhó desde la tarde del miércoles y bloquearon la carretera Chenalhó-Pantelhó.

La ONG detalló que un grupo de autodefensas denominados Los Ciriles se enfrentaron a los presuntos delincuentes causando varias muertes que hasta ahora no han sido confirmadas por la autoridad.

Al día siguiente, agentes de la Policía Estatal Preventiva, apoyados por elementos del Ejército, buscaron liberar los caminos hacia la cabecera municipal que estaban bloqueados. Los civiles armados dispararon a los uniformados e hirieron a nueve de ellos, seis policías estatales y tres militares, quienes fueron trasladados por helicóptero aTuxtla Gutiérrez para su atención médica. En este contexto tuvo lugar el robo de las armas a elementos de la Guardia Nacional en el vecino municipio de Chenalhó.

El sábado, un grupo de autodefensa denominado El Machete se adjudicó la irrupción en la cabecera de Pantelhó para expulsar a narcotraficantes. “No queremos más muertes para los pobres campesinos tzeltales y tsotsiles”, argumentaron para justificar su bloqueo.

hch

(34 , 1)