La pretendida reforma que devolverá a la Guardia Nacional su naturaleza militar, evitará legalmente, que haya seguimiento a seis acciones de inconstitucionalidad y ocho amparos en revisión hasta hoy, contra ese cuerpo de ‘seguridad’.

Redacción MX Político.- Una especie de ‘blindaje legal’, contra numerosas acciones penales y administrativas que contra el referido cuerpo de fuerza pública ‘de élite’, hay en el país en su muy efímera existencia, es lo que aparentemente se pretende construir : un total de seis acciones de inconstitucionalidad y ocho amparos en revisión.

Y es que el anuncio de la eventual reincorporación a nivel institucional -no individual- de los elementos de la llamada Guardia Nacional (GN). A la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), como una forma de ‘pagar la novatada’ por parte del Jefe del Ejecutivo Federal, quien nunca reparó en escuchar a sus críticos por la pretensión de desmentelar la Policía Federal (PF) y dar cauce a un cuerpo que como la GN, no fue más que una repetición necia y malhecha de lo que fue el esquema original de la desaparecida PF.

Una salida hasta infantil de ‘guardar el polvillo bajo la alfombra’ la que muestra el presidente López Obrador, con su peretensión de devolver al cuerpo especializado al dominio organigramático de la Sedena, de manera súbita, ‘práctica y conveniente’, cuando los resultados de su intervención en el lacerante fenómeno de la inseguridad pública y la violencia generalizada en calles y poblados de este país, es más que evidente y amenaza con arrebatarle a los mexicanos, derechos humanos salvaguardados con dificultad, como el derecho a la paz pública, a ser juzgado por tribunales competentes y a ejercer su libre derecho al voto popular como método para elegir a sus autoridades… tal y como lo vivimos en numerosos confines de la geografía mexicana el pasado 1 de junio.

Y es que al proceder ese cambio legal que propone el Presidente de la República, se estaría en condiciones de que sean declarados ‘sin materia’ las seis acciones de inconstitucionalidad y los ocho amparos en revisión, que actualmente obran en poder de la Corte.

Es, en un país y en una forma de gobierno como la actual, que como hemos visto en otros casos, cuenta con una coordinación abrumadora y convenientemente a favor de las causas de la burocracia en turno y no del pueblo, totalmente factible que al proceder los cambios orgánicos de la GN hacia la Sedena, se porceda a declara el sobreseimiento de los casos aquí citados sobere el actuar y las intervenciones de la Guardia Nacional, desde el año 2019 en que se creó y empezó a operar con señalamientos de abuso de autoridad de parte de ciudadanos mexicanos afectados.

Impugnaciones y amparos en proceso que ciudadanos, organizaciones civiles e instituciones de derechos humanos han interpuesto contra la fuerza de seguridad creada en este sexenio y que el pasado 2 de julio ya cumplió dos años en funciones.

“Es decir, al haber un cambio de situación jurídica, los casos quedarían sin materia” (…) Al momento que llegue al Pleno la discusión, los ministros dirían que ya no hay materia, aunque depende de qué tanto se modifica”, advirtió Francisco Torres Landa, secretario general de México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), en reciente entrevista para Alfredo Meza de El Sol de México.

Cabe recordar que el pasado 15 de junio, el presidente López Obrador informó que entre las reformas constitucionales que contempla para la segunda mitad de su gobierno, está la de integrar a la GN a las filas del Ejército, iniciativa que enviará al Poder Legislativo una vez que se acredite el funcionamiento de este cuerpo de seguridad, en 2023.

Cabe hacer mención que la CNDH también ha interpuesto acciones jurídicas contra las leyes de la Guardia Nacional, el Uso de la Fuerza Pública y la del Registro de Detenciones.

hch

(19 , 1)