Redacción MX Político.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sigue dando de qué hablar en los medios de comunicación internacionales, esto debido a su famosa consulta popular contra expresidentes programada para el próximo 1 de agosto.

La más reciente crítica fue hecha por el consultor Luis Antonio Espino, quien este domingo publicó en The Washington Post un artículo titulado “La consulta de AMLO sobre los expresidentes es peligrosa. No basta con ignorarla”.

Cabe señalar que la pregunta que estará en la boleta de la consulta popular es la siguiente: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

En ese sentido, Espino inicia su editorial diciendo que el mandatario mexicano “ha faltado sistemáticamente a la verdad en su iniciativa para llevar discrecionalmente a juicio a cinco expresidentes, desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto”.

El columnista asegura que AMLO estará impulsando “una venganza política y personal eludiendo la rendición de cuentas sobre su palabra y acciones”.

“La consulta es una farsa demasiado peligrosa para ignorarla y esperar que el desinterés de la población la vuelva inofensiva”, sentenció Espino en el medio estadounidense.

Por otro lado, el también especialista en comunicación, explica que López Obrador, durante estos 3 años de gobierno, se ha apoyado en la paralipsis, “un recurso retórico que permite hablar de una idea dando la impresión de que se está pasando por alto, relegando o negando la misma”.

Según el autor, el mandatario dijo en repetidas ocasiones que estaba en contra de someter a juicio a los expresidentes, pero al mismo tiempo no dejó de mencionarlo y responsabilizó al “pueblo bueno” de la decisión final.

“De este modo, al afirmar que en realidad no quiere llevarlos a juicio y que el ‘pueblo’ debe decidir, elude hacerse cargo de sus acciones”, escribió Espino.

Para Luis Espino, esta consulta logró salir avante debido a que AMLO “tuvo que vencer las murallas institucionales del Congreso y la Suprema Corte”.

El columnista destaca que AMLO es muy bueno usando el framing, técnica discursiva para en la cual la forma en la que un tema es presentado influye en cómo la gente lo percibe y toma posturas a favor o en contra”.

El enfoque que AMLO le ha dado a la consulta, según Luis Espino, es el de la “moralidad y la revancha”, es decir, el presidente envía su mensaje a través de las emociones.

Por ello, el consultor, propone lo que realmente quiere preguntar AMLO con su consulta: ¿Siente usted que todos los presidentes previos son malas personas, líderes inmorales y sin legitimidad movidos por el deseo de causarle daño intencionalmente a México? ¿Siente usted que ahora “el pueblo” tiene derecho a regresarles ese daño?.

De acuerdo con la hipótesis que presenta Luis Espino, si el lector decide contestar que “sí” implícitamente estará diciendo que AMLO “es la única buena persona que ha llegado al poder presidencial y, por lo tanto, el único con legitimidad para castigar a los villanos”.

“Si eso fuera cierto, entonces ¿por qué habríamos de cambiar de presidente en el futuro?”, se lee en le artículo.

Siguiendo con esa línea de argumentación, Espino señala que la consulta es peligrosa, debido a que no solamente “deslegitimas a los expresidentes, sino a un sistema democrático”.

Al final, Espino dice que el juicio contra expresidentes no es una “casualidad” con la pregunta que se plantearía en la consulta de marzo de 2022, donde se preguntaría al “pueblo” si quieren que AMLO se quede o se vaya de la presidencia.

jpob

(6 , 6)