Aeropuertos y Servicios Auxiliares rechazó la turbosina de la petrolera porque no cumplía con la calidad mínima.

Redacción MX Político.- Lo que pudiera ser una situación paradójica, ha sucedido, según filtraciones hechas en una puntual especie difundida por el reportero Juan Luis Ramos de Grupo OEM, este lunes.

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) pagó 21.2 millones de pesos a Pemex por la compra de 2.1 millones de litros de turbosina que no le fueron entregados.

La empresa paraestatal respondió en una solicitud de transparencia a El Sol de México, que el incumplimiento de estas entregas de combustible por parte de Pemex abarca todo 2020 y el primer trimestre de este año.

En la mayoría de los casos, indica el reporte, se trata de turbosina que fue rechazada por no cumplir con la calidad requerida.

Las afectaciones se reportaron primordialmente en el aeropuerto de Guadalajara, pero también en las terminales aéreas de Querétaro, Villahermosa, San Luis Potosí, Mazatlán y en la Ciudad de México.

En el reporte de la empresa dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes destaca una compra que no fue entregada en el aeropuerto de Ciudad del Carmen, debido a un bloqueo operativo.

Petróleos Mexicanos no respondió sobre la falta en las entregas, pero ASA señaló a este diario que el combustible no recibido se ha bonificado a través de notas de crédito y que se realizan conciliaciones periódicas con la petrolera.

ASA añadió que todo compra todo combustible a Pemex.

Al 31 de marzo, la paraestatal reportó una deuda total de cinco mil millones de pesos, 500 millones más respecto al cierre de 2020, integrada principalmente por el adeudo a Pemex por compra de turbosina y gasavión.

“El insumo más importante que maneja el Organismo está representado por la compra de combustibles de turbosina, gasavión y gasolinas suministrados por Pemex”, indicó ASA en su reporte financiero del primer trimestre.

En la solicitud que respondió a este diario, ASA reportó además la pérdida de 27 mil 459 litros de turbosina y gasavión en diversos aeropuertos, equivalente a un monto de 338 mil 772 pesos.

Las pérdidas de combustible ocurrieron en expendio y almacén, en los aeropuertos de la Ciudad de México, Guadalajara, Acapulco, San Luis Potosí, Tuxtla Gutiérrez, Campeche, Mazatlán, Huatulco, Ciudad Juárez, Tijuana y Palenque.

Aunque estas pérdidas ya fueron remitidas, ASA descartó que se tratara de robos, ya que respondió que desde el año 2000 sólo tiene un registro de este ilícito. Se trata de un robo en plataforma de casi cinco mil litros de combustible con un valor de más de 54 mil pesos, registrado en agosto del año pasado.

La empresa indicó que las pérdidas registradas se deben a faltantes en inventario, derrames o producto fuera de especificación. Actualmente ASA cuenta con una participación de mercado de 55 por ciento en los aeropuertos nacionales, es decir, provee más de la mitad del combustible para aeronaves que tocan tierra en el país.

Tras la apertura del mercado de la turbosina en 2018, la paraestatal perdió la exclusividad como único proveedor de turbosina en el país y en sólo dos años, los privados le han ganado poco menos de la mitad del mercado, principalmente con la importación de productos.

En el primer trimestre, ASA comercializó 418 millones de litros de combustibles en las terminales aéreas del país, principalmente en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), con 10.8 por ciento del total, y el de Cancún, con 14.7 por ciento.

hch

(41 , 1)