Se estima un incremento en el fenómeno de hasta más de 11 veces su nivel promedio habitual de fuga: 1,147% más de capitales fugados.

Redacción MX Político.- Durante el tercer trimestre del año, la inversión de cartera mostró una fuga de capitales, tanto de extranjeros como de mexicanos, de 14 mil 596.3 millones de dólares, mil 147 por ciento más que los mil 170.1 millones del mismo período del 2020, según la información de Marlén Hernández, de la agencia Reforma, difundida en su entrega de este viernes.

Constituye esta la mayor fuga de capitales registrada para cualquier cuarto de año, desde los primeros tres meses del 2009, reportó ayer el Banco de México (Banxico).

Con esto se ligaron seis trimestres consecutivos de salidas netas, el período más largo de registro desde el segundo trimestre de 1986 hasta el segundo trimestre de 1988, cuando se presentaron nueve trimestres y el tercero más prolongado desde que existen datos disponibles, a partir de 1980.

Lo que implica que estamos ante un problema de incertidumbre financiera que avizora cierta inestabilidad en los próximos meses en este país.

El fenómeno de ‘capitales golondrinos’ sólo se dá en un país, previo a las grandes asonadas contra el orden jurídico de una nación -ya sea por militares o por grupos ‘revolucionarios’- o también por los avisos de cambios de politicas financieras drásticas que atentan contra el régimen de la propiedad privada en general.

En México sucedió, cabe señalar, previo al Sexto Informe de Gobierno de José López Portillo, en julio y agosto de 1982. En aquel momento, el presidente decidió nacionalizar los servicios de banca institucionalizada, enuna media desesperada para imponer coercitivamente, una penalidad a todos los inversiionistas , locales y extranjeros, que contribuyeron -sacando su dinero del país- a una enorme crisis financiera que duró por lo menos tres años en el país.

López Portillo enunció llorando frente la Nación, aquella frase ampliamente recordada: “A los saqueadores del país les decimos: ¡Ya nos saquearon… no nos volverán a saquear!”.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, atribuyó el incremento en la fuga de capitales a la incertidumbre global por la pandemia, aversión al riesgo sobre México y ajustes en los portafolios de inversión ante la expectativa de la normalización de política monetaria (incremento en las tasas de interés) de la Reserva Federal en Estados Unidos.

En el caso de la percepción de riesgo sobre México, Jorge Martínez, director de MG-Risk y catedrático del Tec de Monterrey, explicó que está relacionado con la política económica del Gobierno Federal, el bajo crecimiento económico y la alta inflación.

La salida total de capitales de julio a septiembre del 2021 está compuesta por un flujo negativo de 7 mil 369.3 millones de dólares en pasivos -la inversión de portafolio que tenían extranjeros en títulos emitidos por residentes de México, ya sea privados o del Gobierno-, subpartida que resultó la mayor salida desde el tercer trimestre del 2006.

Se dice que los mexicanos también sacaron capitales, por 7 mil 227.0 millones de dólares, para invertir en títulos emitidos en el extranjero, acciones o deuda gubernamental, lo que resultó en la mayor inversión realizada por ellos afuera del País para un cuarto de año desde el tercer trimestre del 2017.

Martínez explicó que los factores externos e internos, como la aversión al riesgo sobre México, aplican también a los inversionistas mexicanos.

Por lo pronto entonces se distingue un fenómeno de doble flujo: mientras que se presume por parte de las fuentes financieras oficiales, el ingreso al país vía remesas de cifras históricas, producto del “envío patriota” de nuestros conacionales trabajadores en Estados Unidos básicamente, situación que, hay que decirlo, ha sido señalada abiertamente como un proceso tramposo de lavado de dinero proveniente de actividades ilícitas, -actividad a la que el lenguaje coloquial ya bautizó como “pitufear”-, pues mientras eso sucede por un ladio, por el otro, se advierte que grandes inversionistas -nacionales y extranjeros- empiezan a sacar su dinero del país.

hch

(667 , 667)