Que pegará a causantes más vulnerables, es la primera impresión que causa esta política fiscal que castiga a las asociaciones altruistas de la sociedad civil.

Redacción MX Político.- En pleno desabasto de medicamentos y aumento de violencia contra las mujeres, hace unos días el Congreso, con el impulso de la mayoría de Morena, aprobó limitar al 7% del ingreso anual las deducciones fiscales de quienes busquen dar dinero a organizaciones no gubernamentales.

Las asociaciones y colectivos ciudadanos lo dicen claro: con este recorte, su trabajo no tendrá el mismo impacto, ayudarán a menos personas y, en algunos casos, se les estará condenado a la desaparición.

Esta asfixia en su operación afectará directamente a miles de personas en todo el país que desde hace años no son atendidos por ningún gobierno y sólo reciben ayuda de la sociedad civil organizada.

La falta de incentivo fiscal para los ciudadanos comunes que hacen donativos, se traducirá en menos dinero para repartir a las clases más vulnerables.

Y es que “menos donativos significa menos dinero para quien más lo necesita”.

Con el desabasto médico generalizado, ahora todos los pacientes de cáncer de instituciones de salud pública, sin excepción, tienen que comprar todos sus medicamentos, que son por demás expansivos.

Así es que con esta novedad fiscal, que hará que haya menos donadores para causas tan apremiantes en México como el desabasto médico, pues se verá reflejada en este rubro de enfermos, que son en definitiva los más afectados.

Por que no sólo pagan medicamentos o vacunas… pagan traslados, asumen el costo de no poder salir a trabajar debido a la condicionante de incapacidad que adquieren cuando están en su etapa más álgida del padecimiento, en el caso de ser libre emprendedores o no estar adscritos pues, a una nómina oficial ni formal.

hch

(19 , 20)