Lanza su petición en la ONU, para sumar esfuerzos por un comercio responsable de armas, mientras en una Corte de Massachussets, grandes fabricantes demandados se “pitorrean” de México.

Redacción MX Político.- Sin “tiros de precisión”, el arte de la política -no sólo de la guerra- se vuelve ocioso… ofensivo para el público representado por los políticos.

Las viejas fórmulas de pirotecnia y magia, de pan y circo… estruendosas e impresionistas, como inútiles a la vez, ya no convencen a nadie que tenga dos dedos de frente. Quedan reservadas para un pasado anecdótico.

Este podría ser uno de los casos en que el Gobierno de México, ansioso de generar noticias positivas y, en lo particular, del Canciller Marcelo Ebrard Casaubón y su equipo de “spin doctors”, por no desmerecer en una campaña mediática en la que está ya enfrascado contra su correligionaria Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en pos de la nominación morenista a la Presidencia de la República, en la ya inminente contienda electoral del 2024.

Ayer lunes, el titular de Relaciones Exteriores declaró en el Pleno del Consejo de Seguridad de la ONU, que es necesaria “sumar esfuerzos, por un comercio responsable de armas, pues es sabido que el tráfico de armas pequeñas y su acumulación es una amenaza a la paz internacional, un fenómeno global que afecta a la población civil, destruye el tejido social y afecta a los grupos vulnerables, pues genera migración de personas que escapan a la violencia.

También dijo que por ejemplo, “en nuestra región de América latina se presentan cifras anuales de violencia y muertes por armas de fuego aún mayores que las observadas en varias de las zonas en las que se reconoce un conflicto armado; cerca del 75% de los homicidios y feminicidios está involucrada una arma de esta naturaleza”.

Mientras que en la Corte Federal de Boston, Massachusets, los verdaderos responsables y dueños únicos de la solución al problema -al parecer- como lo son los grandes fabricantes estadounidenses, contestaron a una demanda de carácter civil contra los fabricantes de armas ante esa misma corte federal en Boston.

Y aunque el inédito suceso es parte de las acciones del Gobierno mexicano contra el comercio ilícito y negligente de armas estadounidense con destino a México… sucedió algo francamente deplorable. Los grandes corporativos industriales productores, contestaron como quisieron ante la autoridad, negando de forma consistente y reiterada, la responsabilidad que el Gobierno Federal mexicano valientemente les endilga, de ser ellos mismos quines venzan obstpáculos de distancia y de distribución de sus “productos” a la propia delincuencia organizada de nuestrto país y de otros de América latina.

“Todas las armas de fuego que se venden al por menor dentro de los Estados Unidos se venden de acuerdo con las leyes federales y estatales, con una verificación de antecedentes del FBI y formularios completados. Las acusaciones de tráfico transfronterizo de armas al por mayor son evidentemente falsas”, señala un comunicado de la Asociación Comercial de la Industria de Armas de Fuego (NSSF, por sus siglas en inglés).

Incluso, los fabricantes de armas dicen que México busca un “chivo expiatorio”

En el comunicado la asociación asevera que “la actividad criminal de México es un resultado directo del tráfico ilícito de drogas, la trata de personas y los cárteles del crimen organizado”.

Por lo que, los fabricantes de armas piden al gobierno mexicano que no busquen el chivo expiatorio en las empresas estadounidenses que respetan la ley.

“Esta demanda presentada por un grupo estadounidense de control de armas que representa a México es una afrenta a la soberanía estadounidense y una amenaza a los derechos de la Segunda Enmienda de los estadounidenses respetuosos de la ley a poseer y portar armas”.

Hubo incluso corporativos que hasta se burlaron de la pretensión mexicana: “Es pura verborrea” de l gobierno de aquel país, señaló el gigante Barrett Inc., ante la autioridad jurisdiccional.

De tal suerte, que el foro menos trascendente es por lo visto la ONU. Así tendría que resumir el canciller y su equipo de asesores, el derrotero a seguir.

Hacer declaraciones como la de ayer y en un lugar donde no se resuleve nada, como el Consejo de Seguridad de la ONU, no es más que “estruendo de pirotecnia”… “Cuetes y triques”, como se dice en la campiña mexicana.

La puerta que hay que volver a tocar, poniendo como el tema principal a tratar (y a resolvar), es la puerta del Despacho Oval en la Casa Blanca.

Sin una relación diáfana y dispuesta a resolver los auténticos lastres existentes entre las dos naciones, como este que lacera -indiscutiblemente- la seguridad y la gobernabilidad en México, lo que se haga es francamente… “Sembrar en tierra estéril”.

hch

(6 , 6)