Ahora debo arrepentirme de haber tenido padres que me inculcaron los valores del trabajo, la disciplina y la honradez. Debo arrepentirme de haber estudiado durante el día la carrera de abogado, y en la noche las maestrías en Letras Españolas y Ciencias de la Educación.

Debo arrepentirme de haber trabajado 14 horas diarias por años y años para dar a mis hijos la mejor educación posible, herencia la más preciada que les dejaré. Debo arrepentirme de haber comprado una modesta casa para mi familia mediante un crédito bancario que tardé una década en pagar.

Debo arrepentirme de haber querido forjar un patrimonio para cuando mi esposa y yo lleguemos al final del camino.

¿De todo eso debo arrepentirme para obtener la gracia de la 4T?He recogido el fruto que me dio la tarea iniciada a los 14 años, edad en que empecé a trabajar, y nunca he dejado de ser de clase media.

Y ahora resulta que quienes pertenecemos a esa clase somos egoístas, individualistas, aspiracionistas, poco humanistas, arribistas, neoporfiristas y neoliberalistas. También somos manipulables, y carecemos de todo sentido de solidaridad. El presidente López nos sustituirá, tiempo tendrá para eso, por una nueva clase media que posea todas sus virtudes y ninguno de nuestros defectos.

Hay quienes piensan, contrariamente a lo que dice el caudillo de la 4T, que la clase media la forman millones de mujeres y hombres que trabajan y pagan impuestos; que anhelan un porvenir mejor para sus hijos; que luchan y se esfuerzan cada día por salir adelante y superarse.Son ellos los que no creen ya en el régimen, los que votaran en contra de Morena porque AMLO no puede ya manipularlos.

*Son los que alzan la voz en las redes sociales para criticar las consecuencias de las erráticas políticas del caudillo; de sus obras faraónicas; del funesto manejo que de la pandemia se hizo; de las dádivas clientelares; del aumento de la pobreza y la criminalidad.

*Quizá la voz de la clase media se pierda en medio de la cotidiana propaganda presidencialista, pero resonará cuando los excesos de ese absolutismo lleguen a lo tiránico. La clase media sabe que los gobiernos fincados en la demagogia populista no suelen perdurar. La Historia enseña que la libertad de todos se impone siempre sobre el autoritarismo de uno solo. Lo dice la razón; lo confirma la justicia. Nuestros problemas terminarán por terminar.

Catón El Censor

(42 , 18)