Salió publicada la novedad en el Boletín Judicial de la Federación, con fecha del 3 de diciembre pasado.

Redacción MX Político.- Este viernes 3 de diciembre, el Boletín Judicial de la Federación, en su Undécima Época, en una Tesis de la Primera Sala, con la nomenclatura: 1a./J. 29/2021/(10ª.), reconoce y plantea Tesis de Jurisprudencia Civil, mediante la cual, el Poder Judicial de la Federación, que sí procede legalmente toda rectificadión de fecha asentada en un Acta de Nacimiento, ya sea por error en el acto o mala fé, para que pueda ser asentada la fecha correcta a la referida acta de nacimieto correspondiente y consecuentemente, usada por el promovente para adecuarla a la realidad social (Legislación del Estado de Sinaloa, de donde provino la acción promovida).

Cabe señalar que los hechos se presentaron en el Estado de Sinaloa y que para el desahogo fue menester recabar los 5 votos correspondientes al procedimiento de ley, los Tribunales Colegiados contendientes sostuvieron criterios distintos conforme a la interpretación de la fracción III del artículo 1193 de Código Familiar del Estado de Sinaloa, que prevé la posibilidad de modificar la fecha de natalicio de cualquier gobernado, siempre y cuando la pretendida nueva fecha sea anterior a la fecha asentada por elRegistro Civil de la entidad correspondiente.

El criterio jurídico parte del hecho de que la fracción II del artículo 1193 del referido Código Familiar de Sinaloa, debe interpretarse conforme a lo dispuesto en la fracción III del mismo precepto, a fin de ser acorde con el derecho fundamental a la identidad personal y al principio pro-persona.

Así entonces, es viable -señala la redacción oficial del Boletín Judicial de la Federación- admitir que la variación de la fecha de nacimiento “también procede cuando sea posterior a la establecida en el registro, siempre que se acreduite fehacientemente y por cualquier medio probatorio, que exista desacuerdo con la realidad social, pues la persona siempre se ha conducido de esa manera, es decir, por un período de tiempo prudente y significativo, de foma continua, ininterrumpida y permanente, a tal grado que logró anclar su identidad con esa fecha de nacimiento y que su entorno social así la identifica”.

Esto se explica, cuando es preciso que se establezca para fines de trámite legal una fecha definitiva de nacimiento de una persona, ya que existen dos registros asentados perocon fecha diferenciada y es la propia persona interesada, quien decide optar por una de las dos fechas por así “sentirse más cómoda en su realidad social”, por la costumbre, porque la mayoría de sus registros o actuaciones legales las tiene asentada como nacida en esa fecha o incluso porque le asienta mejor en lo personal, asumirsae como nacida en una fecha y no en la otra fecha divergente o intempestiva.

Así con esta nueva tesis jurisprudencial (que es fuente de la legalidad), un individuo en México, en lo sucesivo, en caso de tener doble registro de fecha de nacimiento (diferenciado) puede por ejemplo, decir que tiene 63 años y no 65 o 61 , según sea, si así le conviene o lo decide.

La Justificación la encuentra el letrado constitucional, en el arículo 4to., párrafo octavo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, donde se reconoce el derecho a la identidad de las personas y, específicamente, la obligación de las autoridades de garantizarlo. Para lo cual ya hace uso esta justificación de tesis a una reforma de la redacción recientemente aprobada, -ahora con Morena, de 2018 hacia acá-, que establece que la vida de todo individuo ofrece una biografía , que habla de su ‘verdad personal’ (sic), construidas con una identidad a lo largo de la vida, que puede comprender elementos y aspectos que van más allá de la “verdad biológica” (¿?)… y que “estos elementos deben reflejarse en el acta de nacimiento… de modo que los formalismos y requisitos legales no deben llegar alextremo de hacerlo nugatorio”… “Por lo que esta nueva disposición deberá ser interpretada y aplicada de manera amplia y no taxativa”.

Se advierte así un nuwevo ataque a la formalidad del Derecho en general y de la Ley en cualquiera de sus manifestaciones.

Estas han sido en esencia las transformaciones que persiguen los estrategas de este Gobierno.

Contra las formalidades y los requisitos legales.

La ley será interpretada entonces fuera del molde general previsto para todos los ciudadanos… cuando así lo disponga el juzgador.

Aquí se corre el riesgo de que algún día no muy lejano, la ideología, el compromiso electoral, la corupción o el tráfico de influencias, se imponga en estas deliberaciones.

Baste citar solo una rama del Derecho, donde las formalidades del enjuiciamiento son únicas y muy distintas a las ramas penal, civil o administrativo: el Derecho Agrario.

En materia agraria, la sucesión a bienes -por ejemplo- pondera en orden de mayor importancia, a la muerte del titular del certificado ejidal, al menor de los hijos del de cujus.

Es dable imaginar entonces, la cantidad de asuntos que pudieran ser tocados por la corrupción en los registros civiles o en los propios juzgados familiares, para “bajarse o subirse la edad”… y que pudieran derivar en hechos de sangre, después, en el de por sí ya violento campo mexicano.

hch

(49 , 2)